Pender y depender.

Publicado: 22/01/2013 en Opinion y reflexión

Existe en el fútbol actual una corriente, casi siempre seguida por el conjunto rival de turno, que estipula que, si un equipo destaca, es porque tiene a una estrella en sus filas. ‘El Real Madrid no sería nada sin Cristiano’, ‘El Atleti, sin Falcao, se hunde’, El Barça es un churro cuando no está Messi’. La espada de Damocles pende sobre los grandes clubes cuando sus estrellas no están, son sospechosos habituales, y creo que no cabe reflexión más simplista. Evidentemente que no serían los mismos equipos. El problema está en que este tipo de sentencias se realizan para hacer patente la debilidad colectiva en detrimento de la calidad individual. Es cierto, Cristiano Ronaldo es la estrella del Real Madrid, pero su plantilla es la envidia de Europa, una avalancha de calidad traducida en los Marcelo, Benzema, Di María, Modric u Özil de turno. Messi tambien se erige como astro más visible en la constelación de talento que forman Busquets, Xavi, Iniesta o Fàbregas, y no es menos el ‘Tigre’ Falcao, siempre jugándoselo todo en cada balón que disputa para ayudar a Koke, Arda, Diego Costa, Mario o Adrián.

Pensando todo esto, no me cabe duda de que, aun si estos tres genios no estuvieran, el Madrid seguiría con contras supersónicas, el Barça con su fútbol de salón y el Atleti, guerrero como siempre. Estos chicos son un plus, una motivación extra, los que justifican el desorbitado precio de una entrada hoy día, como lo son los Isco, Van Persie, Cazorla o Hazard en sus respectivos clubes, engrandeciéndolos en cada partido que visten su camiseta. Levantan pasiones y odios porque son muy buenos, lo que aporta un valor añadido a un equipo, no una dependencia. No podemos, ni debemos, reducir un deporte tan grupal como el fútbol a la filigrana prodigiosa o al hambre voraz de un solo hombre, sino comprender que estos chicos están porque los grandes clubes necesitan iconos.

Es cierto que la historia termina recordando a los equipos por individualidades, como el Brasil de Pelé, el Nápoles de Maradona, el Madrid de Di Stefano o el Barça de Cruyff, pero en nuestra mano está el cambiar esta tendencia para, cuando estemos en un banco, ya viejos y nostágicos, recordemos que los líderes de esos equipos capitaneaban un elenco de estrellas que le ayudaron a perdurar en la memoria del fútbol, y nos pondremos a compararlos con las estrellas del momento pero, sobre todo, no olvidaremos cuánto los disfrutamos en su día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s