Con el pijama puesto.

Publicado: 27/01/2013 en Opinion y reflexión
Etiquetas:, , , ,

foton

Bastaba con ver la alineación propuesta por Jordi Roura para adivinar que el Barça tomaba este partido como un mérito trámite en casa, de modo que podían guardar fuerzas para el clásico copero del miércoles. Thiago percutiendo como interior por Iniesta, Villa para el rodaje en detrimento de Cesc, Mascherano, que ha completado un buen partido, por el sancionado Piqué; y Adriano para proporcionarle un pequeño respiro al cuentakilómetros de Jordi Alba. Aun así, un once de garantías frente a un Osasuna guerrero hasta el 2º gol culé, en el que Leo Messi inventó algo nuevo: regatear sin regatear. Le bastó con solo mirar a Andrés Fernández para fulminarlo y marcar a placer. Nunca deja de sorprendernos este chico. Póker y a otra cosa.

Ni siquiera el empate rojillo, fruto de un mal despeje de Mascherano y un buen zapatazo en la frontal del área de Loé, sembró el más mínimo ápice de revuelo en el Camp Nou, ya que los pamplonicas, aunque muy enchufados a la hora de presionar la salida de balón blaugrana, se evaporaban cuando tocaba elaborar alguna jugada con peligro a pesar de la inoperancia defensiva de Thiago y el Guaje. Incluso, ya en los últimos suspiros de partido, el Osasuna las pasaba canutas para sacar el balón desde la zaga sin tener que recurrir al pelotazo, visiblemente sobreexigido por la expulsión de Arribas en el minuto 26. Si jugar con 11 en casa del Barça es harto complicado, verse con 10 durante más de una hora es un castigo demasiado severo.

Ya en la segunda parte los goles caían por la propia inercia de los de Roura. Cambios de orientación continuos en el juego, medio equipo caminando para esprintar en los últimos cinco metros y un Messi que, incluso transmitiendo la sensación de que aquello no iba con él, siempre aparecía para generar peligro en forma de gol o de asistencia. Todo lo contrario que Alexis, que entró por Pedro (quien, por cierto, anotó el tercero). El chileno sigue teniendo dos citas pendientes: con el psicólogo y con el gol. Marró un par de ocasiones clarísimas, fruto de su propia desconfianza. Igualmente, su trabajo incansable a la hora de barrer defensas sin balón permite generar una sensación de peligro muy valiosa, lo cual se recibe con mucho agrado en el Camp Nou. Ya llegarán los goles.

Ahora toca poner la vista en el Santiago Bernabéu, donde realmente se medirá la realidad de blancos y blaugranas. Tomen asiento…

Anuncios
comentarios
  1. @alejandromartux dice:

    Tienes toda la razon con lo de alexis, su problema solo esta en su cabeza y la solucion pasa por un gol importante. un saludo

  2. Yo no estoy de acuerdo con lo aqui escrito, pienso sinceramente que hay muchos matices que no han podido ser tomados en cuenta. Pero valoro mucho vuestra opinion, es un buen post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s