Archivos para febrero, 2013


Si tuviera que describir el partido del Barcelona con una sola palabra, elegiría ‘bochornoso’, no me cabe duda alguna. Un Barça que empezó muy fino pero que se diluyó en un plumazo a raíz del gol de Cristiano tras un penalty absolutamente estúpido e innecesario de Piqué. Un Barcelona que, conforme pasaban los minutos, se iba tornando más plano, previsible y horizontal que, incluso, el partido en San Siro, lo cual parecía harto complicado. Y eso que pensaba que no se podía jugar peor que en casa de los rossoneri, pero me equivoqué

La derrota de anoche sirve como colofón a un febrero que ha sido funesto durante los últimos años. No se puede jugar peor al fútbol ni abordar de forma menos imaginativa un partido que, como mínimo, requería una sorpresa, pero los culés se llevan empeñando durante dos meses en un ‘once de gala’ que no da garantía alguna ( 2 victorias en 6 partidos, para echarse a temblar… ). Cambios que llegan tarde o ni siquiera llegan, cansancio exageradamente notorio en los Xavi, Iniesta, Busquets… incluso Messi se ve obligado muchas veces a bajar al medio campo para intentar desengrasar una sala de máquinas totalmente atascada. Esto último, sumado a la famélica aportación goleadora de Pedro y Alexis, destapa las vergüenzas colectivas de este Barcelona. No existen la presión asfixiante en tres cuartos, las paredes rápidas ni la solidaridad defensiva. No es el brillante Barça de la 2010-2011, el mejor de las cuatro versiones de Pep.

Cesc aporta poco en partidos a cara de perro, donde prima más buscar el hueco en forma de internada que de pase. La solución pasa por hombres con gol (Villa) y entusiasmo (Tello), pero nunca son titulares . No hay que tirar por la borda el trabajo y los éxitos cosechados hasta hace muy poco, pero si que, como mínimo, la afición exige una respuesta a una serie de preguntas que se lleva haciendo desde el primer partido del año hasta hoy. No se qué le puede faltar a éste Barça, pero si que tengo claro que, sin alterar la idea fundamental de la posesión y el toque, se atisba necesaria una revolución conceptual. Más disciplina, más rigor táctico y, sobre todo, más atención, porque si no, pintan muy mal las cosas en la familia blaugrana. No quiero que suene alarmista por dos resultados malos, sino por el paupérrimo rendimiento de un tiempo hacia acá. Hay que pararse a reflexionar muy seriamente si aun quieren salvar la temporada.

Decía Xavi hace un par de días que a este Barça le falta una remontada histórica, pero si ellos mismos no son capaces de creerlo, me temo que a este elenco de superestrellas no le llegará nunca.

Un breve inciso: si el Barça quiere pasar la eliminatoria de Champions, creo que lo lógico sería una defensa de 3 (contemos que están eliminados desde el minuto 1, asi que peor no puede ser) con Villa, Tello o incluso Alexis estirando al máximo la lona del Milan. Si se juega todo el partido con la misma intensidad que los diez primeros minutos contra el Real Madrid anoche, habrá muchas opciones de pasar.

El efecto Tello

Publicado: 24/02/2013 en Opinion y reflexión
Etiquetas:,

Es un hecho. Tello es uno de los activos más valiosos de los que dispone el Barça, no solo por su tremenda velocidad, sino también por su esmero y su tremenda ilusión, tan grandes ambos qué casi acertaríamos a tocarlos. A esto le añadimos un golpeo de balón maravilloso y un factor determinante: suerte. Porque, amigos, se puede ser Leo Messi, pero ser un revulsivo recurrente a la hora de revolucionar el partido y que, en menos de cinco minutos, haya hecho un gol o cumpla más que Alexis en una hora, se necesita una pizca de suerte.

Me da lástima que Tito, ahora Roura por unas lamentables circunstancias, lo relegue a la banca por el mero hecho de que Alexis o Pedro, uno por el dinero invertido y otro por su prestigio, jueguen habitualmente, pero la realidad nos habla de algo muy distinto y es que, cuando Cristian está en el campo, es seguro que algo, al menos diferente, va a pasar. Es el único de la plantilla, exceptuando a Iniesta, Alba y Messi, con capacidad suficiente como para desbordar, llegar a linea de fondo y dar un pase de gol, o dicho con otras palabras, es un extremo a la antigua usanza, de los que el Barça hace tiempo que no tiene. Siempre sirve como factor sorpresa y, como Villa, tiene un punch ofensivo del que Cesc, como extremo o falso 9, carece. A mi juicio, debe ayudar más en la zaga, pero ya adquirirá rigor defensivo con el tiempo.

Un servidor piensa que en este tramo “everestiano” de la temporada, en la que las piernas de unos y otros ya responden más lentamente, el Barça tiene una joya chupando banquillo que necesita una prueba de confianza sólida para afianzarse, quien sabe, en un importante once titular alguna vez.

All-star Weekend

Publicado: 21/02/2013 en Opinion y reflexión
Etiquetas:, ,

Un artículo de @JorgeRubert

Este fin de semana ha tenido lugar el All-star de Houston, dejándonos en su finalización un gran sabor de boca, algo de lo que carecieron los anteriores. Todo ello comenzó con el Celebrity Game, en el cual las estrellas mediáticas de todo el mundo llamadas por la NBA se prestaron a jugar un partido, en el cual, lo único que podemos destacar, es un mate a dos manos  al contraataque de Usain Bolt.

Y es que los platos fuertes del fin de semana comenzarían el viernes, con el Rising Stars Challenge, la apertura seria del Fin de Semana de las Estrellas. En el cual podemos destacar la presencia de Ricky Rubio, que nos volvió a deleitar con su talento insaciable, realizando jugadas de un calibre notabilísimo.

No fue el español el único destacado del partido de Rookies y Sophomores, los cuales jugaron mezclados de nuevo, si no que también brillaron Kyrie Irving con 32 puntos, y el que fuera nombrado MVP del partido, Kenneth Faried, que con 40 puntos superó su marca de anotación en un partido en toda su carrera. Así se impuso el Team Chuck al Team Shaq, por 163-135.

La madrugada del sábado pudimos disfrutar de unos concursos de gran nivel, comenzando con el Shooting Stars, en el cual el Team Bosh superó al Team Westbrook, en una final, de la cual quedaron eliminados, por el Este el Team López y por el Oeste, el Team Harden a priori, favorito por la presencia de Sam Cassell y Tina Thompson, la máxima anotadora de la historia de la WNBA.

Pero los platos fuertes comenzarían un poco más tarde, primero con el concurso de habilidades, en el cual participaron, por el Oeste, Lillard, Parker y Lin, y por el Este, Holiday, Teague y Brandon Knight. En la primera ronda, quedaron retratados tanto Teague, como Parker, con tiempos cercanos a los 50 segundos, lo cual fue sanado por sus compañeros, con el afán de disputar la final, a la cual llegaría Holiday y Lillard. En ella el base de los Sixers se atascó en el tiro de media distancia, que permitió al de los Blazers, colocarse campeón con un tiempo de 28.8 segundos.

El concurso de triples se antojaba menos reñido de lo que concurrió, pero con un campeón inesperado, un Kyrie Irving que superó a tiradores de años de experiencia, como Novak y Bonner y talentos puros y duros, como Curry o Anderson. Paul George fue un cero a la izquierda en este concurso y sin ninguna posibilidad desde el primer carro, algo a lo que parece que se sumó Stephen Curry, muy por debajo de su nivel habitual. Sorprendieron al llegar a la final tanto Matt Bonner como el propio Irving, que disputaría una fase final digna de elogio, anotando 23 puntos y llevándose el concurso.

Entrada la noche, disfrutamos de un concurso de mates, que nos borró el decepcionante concurso del año pasado. Empezó con un Gerald Green de diez, al cual White le respondió con una mate prodigioso, al igual que Ross. Cuando le tocó el turno a la Conferencia Oeste, esta dececpcionó un poco, excepto Jeremy Evans, que se resarció de un concurso bastante malo aunque lo ganara el año pasado. Ya en la segunda ronda, como se preveía, Faried y Bledsoe hicieron mates estratosféricos, pero Green y White no pudieron completar su mate con éxito, por lo que Terrence Ross pasó a la final con un Evans que tuvo que coger la calculadora para superar a ‘Mini-LeBron’ y ‘The Mannimal’.

Ya en la final, ambos realizaron mates muy vistosos, Evans nos dejó un mate muy curioso, saltando por encima de un cuadro que el mismo había pintado, y luego firmándolo, pero Ross se llevó el premio, ya que ambos mates fueron en el primer intento, uno de ellos por encima de un chaval de la grada. El de los Raptors venció con un 58% de los votos.

La madrugada del domigo nos dejó la típica noche All-star, donde no existe la defensa, la pista se convierte en un correcalles y los jugadores sonríen sin parar. Al final se impuso el Oeste en un partido en el que CP3 llevó la manija, 20 puntos y 15 asistencias, la cruz , fue el partido de Chris Bosh, con tres air-balls en la primera parte, además de recibir dos caños, uno del propio Paul y otro de Parker, al que agredió ante la impotencia. En este partido vimos a Durant tirándose hasta las zapatillas y ya es el único jugador que en sus primeros 4 All-star ha conseguido más de 100 puntos. Además se vio a un Kobe motivadísimo, poniendo dos tapones a ‘LBJ’ los cuales hicieron romper a la marca al de Miami de más All-star consecutivos anotando más de 20 puntos, hasta este llevaba 7. Garnett jugó solo 6 minutos, el entrenador era Spoelstra, ¿casualidad? no lo creo…

A mi juzgar, este ha sido un gran fin de semana, lleno de todo lo que tiene que haber en un espectáculo también montado como la NBA, pero para volver a repetir, toca esperar al año que viene. De momento hay tela que cortar con el cierre del mercado de traspasos. ¡Va a haber movimiento!


El 10 del Milan marcó el 1-0 después de unas claras manos de Zapata. Se la liaron al Barcelona.

Érase una vez la mejor liga del mundo, la de los records, la de los debutantes europeos invictos y la de las finales de Champions vendidas en septiembre.

Esta es la historia de un cuarteto de equipos españoles que, por lo que nos habían estado contando, iban a protagonizar las semifinales del máximo torneo continental, porque el Real Madrid es todo potencia física, velocidad, vértigo y gol. ¿Qué opciones tenía el Manchester? Ninguna. El finalista de tres de las últimas cinco Champions iba a ser un juguete roto en manos del Real Madrid, además en todo un Bernabéu. Pero a Welbeck se le ocurrió la feliz idea de bajar de la nube a la prensa primero y a los blancos después. Ahora Mou debe ir a Old Trafford a pelear por el pase a cuartos contra el líder incontestable de la Premier. Pero era sencillo.

Mismo caso el del Valencia. Pintaba todo muy hermoso con el Valencia, que remontaba puestos en Liga a un ritmo apabullante gracias a Valverde, su flamante nuevo entrenador. La liga francesa no tiene nivel, argumentaban algunos. EL PSG en defensa es un bulo, decían otros. Pero nada más lejos de la realidad. 300 millones de euros gastó el jeque del medio campo en adelante, pero no pasaba nada, mucha individualidad y poco equipo. La realidad fue otra, y es que los parisinos podrían haber resuelto con, tranquilamente, un 0-5. Pero era sencillo.

Menos flagrante el caso del Málaga, tremendo debutante en la fase de grupos, invicto hasta los octavos de final plantando cara al potente Zenit o al histórico Milan. Muchos decían que Isco se ventilaba solo al Oporto porque el conjunto portugués no tenía nombres, y estaban en lo cierto. Tienen hombres. En ningún momento los lusos dejaron dar cuatro pases seguidos a los de Pellegrini y nunca se fueron del partido. Cada balón que tocaban Moutinho o Jackson era un dolor de cabeza para Toulalan, y ya saben el dicho del cántaro. 1-0 y vuelta complicada en la Rosaleda. Pero era sencillo.

Y el culmen de la vergüenza,el máximo exponente sobre cómo vender la piel del oso antes de cazarlo: el Milan, campeón SIETE veces de la Copa de Europa, al que vendían como un mero juguete en manos del omnipotente Barça, le ha hecho un roto a los culés, que ni se presentaron en San Siro. Le ha pintado la cara en dos jugadas aisladas, y allá quien quiera escudarse en el árbitro y sus errores. El Barça, anoche, murió de autocomplacencia, de confianza y de poco respeto, todo ello resumido en un 70% de posesión y un tiro a puerta. Queda la vuelta, pero el Barça debe entender que su ¿comparecencia? en San Siro ha sido un insulto al aficionado, y que el Milan, con el nombre, ya te gana. Pero era muy sencillo.

Y es que en este país no aprendemos. El año pasado se vendió la final Barcelona-Madrid desde cuartos y el Chelsea, el tapado de todas las quinielas, salió campeón contra el Bayern, eliminando respectivamente a Barcelona y Madrid. Pero, ya saben, era muy sencillo.


La alineación del Real Madrid del domingo podría haber permitido rotaciones en todos los puestos, pues seamos honestos: el Rayo Vallecano, en todo un Bernabéu, no parecía rival complicado para los merengues. Pero, a lo largo de la tarde, se filtró que no solo el guardameta titular iba a ser Diego López, sino que Adán iba a ser relegado a la grada en beneficio de Jesús Fernández, portero (muy de mi gusto, por cierto) del Real Madrid Castilla.

Esto podría parecer algo muy poco significativo si no tenemos en cuenta los antecedentes, pero el aficionado, aunque se esfuercen en decir que tiene poca memoria, no es tonto. Se tuvo que tragar con la suplencia de Iker Casillas porque, según palabras de Mourinho, el segundo portero de los blancos estaba en mucha mejor forma que el cancerbero campeón del mundo. Pero resulta que, tan solo dos meses después, el entrenador de Setúbal, vitoreado cuando pedía respeto para Adán, le pega dos patadas a la confianza del chico: la primera, en forma de contratación a Diego López y, la segunda, con el mencionado descarte en un partido totalmente intrascendente por la kilométrica distancia con el Barça. Me parece un ejercicio enorme de hipocresía por el hecho de minar la confianza y la moral de un chico que, si dispusiera de minutos sin presión, podría despuntar mucho.

Puedo comprender que Mourinho es un entrenador de plazos cortos, de comprar estrellas y de no fomentar la cantera, máxime cuando su némesis, el Barça, está en la mejor época de su historia, pero de ahí a la puñalada trapera de relegar a la grada a un muchacho que, sin comerlo ni beberlo, se ha visto en el ojo de un huracán en el que se peleaban Iker y Mou, me parece un auténtico esperpento a nivel profesional y una auténtica guarrada a nivel personal.

Por todo esto, Adán se marchará del club a final de temporada, como ya hicieron los Joselu o Carvajal, quizá cansados de la falta de oportunidades o de trifulcas innecesarias, y así se cerrará un nuevo capítulo de futbolistas que pudieron ser y no fueron. Una lástima.


2013-02-16 GRANADA-BARCELONA 03-Optimized

Anoche Messi, incluso sin haber firmado su mejor encuentro, decidió que ésta Liga la quiere con todas sus ansias, y cuando el Barça, en uno de sus partidos más espesos de la temporada, estaba con el cuerpo presente en Granada y con la mente en Milán, apareció él. Cazó un rechace y clavó una falta, fin del asunto y a pensar en el miércoles. Obviando esa ausencia de concentración tan alarmante, el Barça ha mostrado hoy que sigue con las carencias de siempre:

Alexis sigue trabajando muy duro en tareas de desmarque, pero llega a ser agobiante, para aficionado y jugador, que se desperdicien jugadas de gol claras. Igualmente, creo que la afición no debe caer en la malicia de no confiar en él, porque estoy completamente seguro de que, tarde o temprano, será vital en este equipo, y se le terminará reconociendo su labor. De hecho, está incluso más participativo que Pedro, que anoche se enteró de que estaba en el Nuevo Los Cármenes alrededor del minuto 60. Tello sigue generando peligro, una tremenda sensación de que pueden pasar cosas cuando el chico toca bola.

Mascherano, en su enésimo error a lo largo de esta temporada, dejó solo a Ighalo en el gol y, más tarde, una pérdida absurda en la frontal que, de no ser por la buena cobertura de Piqué, Aranda habría tenido una autopista para machacar a Valdés. El Jefecito no es el de hace dos años, sin duda, pero no me cabe duda de que merece todo el respeto y que no se le debe de fustigar con sus errores, sino ensalzar más sus aciertos. Masche me parece un activo más vital en este Barcelona de lo que muchos piensan, porque siempre se sacrifica y permite dar un gran descanso a Puyol. 

La alta presión del Granada en medio campo y, a la vez, la doble linea defensiva del Granada complicaba mucho las transiciones al Barça, pero los culés se están acostumbrando a, al menos, saber desatascar este tipo de partidos, que no es poco. Solo le falta concretarlo ante rivales de mayor entidad. 


El Real Madrid-Manchester United en imágenes

Un servidor comentaba esta mañana que, si el Real Madrid estaba a su máximo nivel, el Manchester United iba a ser un mero juguete en el feudo blanco. Y así fue, por mucho que el empate en el marcador diga lo contrario y aun sin la necesidad blanca de firmar su mejor partido. En ningún momento tuvo intención el conjunto inglés en desarrollar jugadas creativas en medio campo, y cada balón alto se teñía de blanco. La banda derecha era un absoluto coladero, con un Rafael tremendamente desbordado por cada jugador merengue, bien Cristiano, bien Coentrao, bien Özil. Para frenar esta sangría, Ferguson hizo que Rooney, habitualmente enganche, corriera más de 10 kilómetros para ejercer ayudas en dicha banda.

El partido fue un correcalles constante en el que cada balón en botas madridista generaba ocasiones de peligro que, o se iban a la grada, o que De Gea, inmenso anoche, se encargaba de salvar. No en vano, a los 5 minutos ya avisó Coentrao con un tiro que el ex del Atleti desvió, por centímetros, al palo. Pero en un corner, eterno problema del Real Madrid, llegó el gol visitante en un buen cabezazo de Welbeck, sin duda el mejor del conjunto inglés en ataque, ver para creer. Como no podía ser de otro modo, CR7 puso las tablas que serían definitivas 9 minutos más tarde en un portentoso salto tras un error de entendimiento en la zaga del United, porque no se puede entender que Evra, el más bajito de los defensas, fuese a la disputa de un centro con un monstruo físico como Cristiano.

El segundo tiempo fue más de lo mismo por ambos bandos. El United sin ideas en la creación y el Real Madrid percutiendo constantemente alrededor de toda el área rival, pero De Gea paraba todo lo que le tiraran. La única idea de los de Ferguson era tirar balones a las bandas, pero nadie acompañaba la salida de balón la mayoría de las ocasiones, por lo que la recuperación merengue era inmediata, a pesar de que no conseguían transformar su dominio en goles. Incluso, ya en los compases finales, Van Persie tuvo hasta dos ocasiones muy claras de sembrar el pánico en el Bernabeu, pero no acertó de cara a puerta. Mucho premio para tan poco United.

A todo esto, el Real Madrid se jugará gran parte de la temporada en una semana, contra Barcelona y United, y partiendo con resultados, en principio, desfavorables. Mou sabrá qué se hace…