Posts etiquetados ‘Arsenal’


Con la resaca del escalofriante 5-1 en Anfield se han debido de levantar estos dos días los aficionados gunners, que ven como en los partidos grandes (6-3 en el Etihad, 0-0 en casa contra el nuevo Chelsea de Mourinho; y 1-0 en el campo del peor United en décadas) se pone de manifiesto la urgente necesidad de reforzar seriamente la plantilla, porque el efecto Özil se ha ido desvaneciendo paulatinamente desde que aterrizara en la capital británica, y visto que no se ha fichado al joven Draxler y si a un Källstrom veterano y lesionado, la gestión de incorporaciones y bajas se está viendo muy cuestionada por el hincha.

Desgranamos por líneas el 11 tipo de Arsène Wenger en esta temporada y de cara a lo que le resta. Szczesny no es de los mejores metas del mundo, pero se limita a cumplir, y en los últimos años ha salvado al Arsenal de alguna que otra derrota importante. Fijo para el técnico francés. En la zaga la pareja Koscielny-Mertesacker se ha consolidado de forma muy eficiente, llegando a lograr un notabilísimo bagaje defensivo en el Emirates en comparación a otras ediciones de la Premier (solo 6 goles encajados en Premier esta temporada por 23 la temporada pasada o 17 en la temporada 2011-2012). En los laterales Sagna es un fijo por su experiencia y su versatilidad a la hora de colocarse como central, salvando las distancias; y la rotación Gibbs-Monreal debido a las lesiones frecuentes del inglés. Un doble mediocentro formado por Arteta y Wilshere que aporta fluidez al juego de toque gunner pero que resta balance defensivo, banda derecha para Oxlade en detrimento de Walcott, lesionado de larga duración, y banda izquierda para Santi Cazorla, logrando combinar calidad y velocidad en las alas del juego; Özil como enganche y engranaje fundamental del juego en tres cuartos; y Giroud como 9 puro.

Visto el 11 tipo destacaremos la irregularidad de Özil, más patente ahora que en su etapa madridista por la ausencia de calidades superlativas como Cristiano Ronaldo, Modric o Benzemá que tapen sus errores; y la indolencia en el puesto del 9, cosa que viene de lejos en el conjunto del técnico alsaciano desde la marcha de Henry y salvando el caso de Van Persie (a saber, tipos como Bendtner, Eduardo, Carlos Vela, Chamakh, Gervinho han intentado, obviamente sin éxito alguno, paliar la marcha de la leyenda francesa). Es, por tanto, necesario que de cara a la temporada que viene se realice un golpe al mercado lo suficientemente serio como para que el Arsenal infunda un mayor temor en punta de ataque. Giroud vino por una gran temporada en Francia, donde el Montpellier se hizo con el título liguero gracias a su eficacia goleadora, pero Inglaterra es otra cosa. De igual modo, las continuas y prolongadas bajas de Aaron Ramsey, que se destapó como goleador en el primer tercio de temporada, no ayudan a un equipo cuyo fondo de armario es paupérrimo, con suplentes del nivel de Fabianski, Miyaichi, Vermaelen, Sanogo o Jenkinson. En otras palabras, un equipo que basa su juego en la calidad resulta no poseerla salvo en casos aislados.

En definitiva, creo que en el campeonato doméstico así como en las competiciones coperas tiene, si no expectativas de título, opciones mucho más sólidas de acabar la temporada con el puesto Champions asegurado que en ediciones anteriores, quizá la última la más dramática por quitarle el puesto a sus vecinos del Tottenham a falta de una jornada para concluir la Premier. Europa le ha deparado el peor emparejamiento posible, el omnipotente Bayern de Guardiola, y expuestos al comienzo del artículo los resultados negativos contra conjuntos muy potentes, no se atisban indicios de que la eliminatoria contra el conjunto muniqués vaya a ser muy distinta.

Anuncios

Mucho se está hablando en las últimas semanas del futuro de Theo Walcott que, con 23 años, es probablemente uno de esos jugadores en los que uno piensa al instante cuando habla del Arsenal.

A este extremo diestro, con una buena capacidad asociativa, cierto olfato de gol y uno de los sprints más veloces del panorama futbolístico,, se le ha comenzado a quedar bastante pequeño el conjunto del norte de Londres en cuanto a aspiraciones deportivas. No en vano, llevan casi seis años en los que lo mejor que han podido llevarse a la boca fue una eliminación en cuartos de la Champions a manos del Barcelona vía poker de Messi. Y eso a Theo, que es un tipo con carácter y ambición, no le gusta un pelo. Ve como sus excompañeros Nasri, Fábregas, Song o Van Persie se han mudado y sus pretensiones, tanto a nivel económico como deportivo, han aumentado de manera considerable.

Si a esto le añadimos que la actual temporada de los pupilos de Wenger está siendo un auténtico fracaso ( 2º en liguilla de UCL en un grupo sencillo, 5º en una Premier cuyo título se le escapó casi desde el principio, eliminados de la Copa de la Liga ante el Bradford… ), el inglés de ascendencia jamaicana cree que va siendo hora de poner rumbo a conjuntos más competitivos. En Inglaterra se habla del United, del Liverpool, de la Juventus ( creo que encajaría perfectamente en Turín ) y, como guinda, del Chelsea. Los reds no parecen una mala opción, puesto que solo tienen a Luis Suárez como referente de nivel en la delantera y un extremo de la talla del ‘Expreso de Newsbury’ sería recibido con los brazos abiertos.

Para más inri, Walcott rechazó el pasado agosto una renovación de contrato para 5 años con los gunners, por lo que el club debe plantearse una sustanciosa mejora de la ficha o, de lo contrario, podría marcharse gratis al término de la presente temporada a menos que, en caso de irremediable marcha, los londinenses den su brazo a torcer y quieran hacer caja para el mercado invernal. Si finalmente se marcha, el equipo que más haya pujado por él lo habrá hecho con la certeza de que se lleva a un jugador con un futuro a corto y medio plazo totalmente prometedor.


Como si de un buen turrón se tratase, Thierry Henry vuelve al Emirates tal como el año pasado, con muchas ganas de ayudar a su club de toda la vida, donde explotó como futbolista y cuya hinchada siempre le ha respetado o, mas bien, venerado como una de las mayores instituciones del club londinense. 

El año pasado, tras haber acabado la Major Soccer League americana, Tití retornó a la Premier League en calidad de cedido, llegando a anotar algunos goles con esa postura tan característica a la hora de disparar, ayudando a los gunners a pasar de ronda en la FA Cup. Aquel día los aficionados del club de Londres nos emocionamos de que la figura esencial de aquel Arsenal campeón volviera a hacer de las suyas en su casa. Su lugar en el mundo es el Emirates, y el escudo del Arsenal está tatuado en su tostada piel. El club le ama y Henry le corresponde.

El delantero francés, probablemente, asuma galones y venga a levantar, aunque sea solo durante un par de meses, el ánimo de un vestuario que anda tocado por los malos resultados en Premier League, donde van séptimos. Hará entender a los Cazorla, Arteta, Podolski y Giroud qué significa ser del Arsenal, les hará conscientes del peso de esa camiseta y de lo que representa. Wenger encuentra en Tití al lider natural del vestuario a corto plazo, y quien sabe cuánto puede aportar a nivel psicológico para sacar al Arsenal de la miseria resultadista y futbolística en la que se encuentra instalado. Sin una mala palabra contra nadie, quizá pueda convertirse en un revulsivo que permita a los gunners remontar el vuelo y terminar la temporada con una FA Cup y en puestos de Champions. Henry viene dos meses, pero su esencia se queda todo el año en el vestuario.

Cuánto te queremos, Henry. Cuando creas que debes colgar las botas, tu afición se pondrá de pie y aplaudirá a uno de los mejores jugadores que ha pasado por la disciplina gunner. Porque, Tití, maestro, es importante ser bueno, pero más bueno es ser importante. 

Welcome home, Thierry Henry.


En el largo camino que es una Champions, desde la fase de grupos hasta la gran final, hay una serie de obstáculos donde el mejor no siempre los supera y es de sobra sabido que las eliminatorias a doble partido se encuentran muy influidas por un alto nivel de concentración y la menor cantidad de concesiones posibles. El más pequeño te puede dejar fuera si no tienes la cabeza enfocada en el partido. A continuación vamos a analizar algunos de los posibles rivales del Barça en octavos:

Milan: a pesar de que es un Milan venido a menos, este año lleva un balance bastante negativo en casa, con dos puntos de nueve posibles en la fase de grupos y con un juego que deja bastante que desear. Con El Sharaawy como principal ariete pero con bajas flagrante tales como Thiago Silva, Seedorf e Ibrahimovic, el equipo rossonero intentará repetir algún resultado de prestigio como el 1-0 cosechado contra la Juventus. Esté como esté, siempre es un tapado en la máxima competición continental.

 

Arsenal: todo un clásico de Europa, con un nuevo proyecto comandado por Santi Cazorla, lleva una temporada bastante mala, en la que ha olvidado aquel viejo tópico de que juega bien y no gana para no jugar a nada y seguir sin ganar. Segundo en un grupo bastante asequible, con un Podolski muy irregular y un Giroud al que aun le queda muy grande la Premier League, el conjunto de Arsène Wenger podría verse las caras de nuevo con el conjunto blaugrana, al que suele ponérselo bastante complicado en el Emirates, claro que también contaban con Van Persie y Fàbregas para mover a todo el equipo. Duelo bastante vistoso para mi gusto.

 

Shaktar: sangre caliente de Brasil en el frío ucraniano. El conjunto de Donetsk, muy ferreo en defensa pero con serias lagunas en un ataque principalmente encarrilado por Willian, pasa a octavos como un tapado, quizá no para una final, pero si parece dispuesto y capaz de dar alguna que otra sorpresa. Ir a Ucrania, sea cuando sea, significa luchar no solo contra 11 jugadores y todo el Dombass Arena, sino con el general Invierno. Creo que llegará a cuartos con relativa facilidad excepto si juega contra Bayern, Borussia o Barça.

 

A nivel personal me gustaría que tocara el Arsenal, y respecto a los otros dos contrincantes, Porto y Galatasaray, con todos los respetos, no creo que tengan un nivel lo suficientemente alto para intentar dañar a un Barça que juega de manera, hasta cierto punto, novedosa. Pero, como ya he dicho, hasta el más pequeño puede dar la campanada… ¿ A quién preferís vosotros ?

La paciencia gunner.

Publicado: 10/11/2012 en Opinion y reflexión
Etiquetas:, ,

Imagen

Tras un nuevo pinchazo como local contra el Fulham, la aficion del Arsenal se pide la cabeza de Arsène Wenger. No en vano, “WengerOut” es la tendencia principal entre los gunners en cuanto a redes sociales se refiere.

El técnico francés, que no dudo que sea bueno, parece no entender que un club de tanta historia como el londinense no puede permitirse tan poca representación inglesa en sus filas, o que en 16 años el hito más importante sea una final de Champions. Es cierto, ha llevado grandes talentos a Highbury/Emirates Stadium, pero no ha sabido nunca darle el rodaje óptimo a tantísimos talentos, si acaso Bergkamp, Ljumberg, Henry y paremos de contar. Igualmente, no ha sido Ferguson, que cada año ha introducido alguna variante táctica, mejor o peor, pero nueva, al fin y al cabo.

Igualmente, aplaudo la política del club norlondinense de fichar barato y vender caro para no andar en marrones económicos innecesarios. No en vano, allí se han formado jugadores fantásticos tales como el mencionado Henry, Van Persie, Nasri o el propio Cesc Fàbregas, que se han fichado a precio de saldo y se han vendido por sumas importantes de dinero. Pero no puede ser que un club que, cada año, aspira a ganar algún título, venda a todas y cada una de sus estrellas a rivales directos, bien en Premier, bien en Europa. Tampoco es muy esperanzador que el 9 de uno de los 4 clubes punteros de la Premier de los ultimos diez años sea Giroud, que cuajó una espléndida campaña en el Montpellier, pero el nivel de la Ligue 1 no es el de Inglaterra. Si el Arsenal se lo hubiera permitido, podría tener un equipo que contase, a botepronto, con Clichy, Sagna, Cesc, Cazorla, Song, Nasri, Van Persie y que muy probablemente si que pelearía la Premier y cada año tendría más que asegurados unos cuartos de final de Champions.

La afición está cansada, harta, aburrida… ( y podríamos seguir así durante un buen párrafo ) de que cada año el Arsenal sea una ilusión que se diluye en los encuentros importantes y saberse inferior a cualquier equipo con un rigor táctico correcto y una buena aplicación física. Y es que los de Londres cosechan 16 puntos en 11 jornadas, lo que se traduce en el peor arranque de temporada del Arsenal desde el curso 1982-83. Para hacérselo mirar.

Si el Arsenal sigue en esta dinámica y termina el año sin entrar en Champions, es muy probable que en junio nos despidamos de este, a mi parecer, gran entrenador que no ha sabido proyectar sus buenas ideas en el terreno de juego. Y personalmente, lo considero trágico para el Arsenal.