Posts etiquetados ‘Barça’


Clasificación para cuartos al margen, el partido de anoche arrojó una conclusión definitiva en cuanto a este equipo: sobra talento, falta actitud. A pesar de que Xavi o el Tata nieguen la mayor y el icono barcelonista prefiera culpar al césped antes que admitir que el equipo prefería haberse quedado en casa antes que sestear entre la maldición de Anoeta y la desidia de Pucela. Aun con el resultado global positivo de 4-1 en los 180 minutos de eliminatoria, se pueden extraer una serie de interpretaciones de cara a lo que ha sido y, parece, va a ser el equipo lo que resta de temporada:

En la zaga el equipo es una banda y siempre existe el riesgo de que puedan encajar un gol que, normalmente, termina llegando, ya sea por balones que quedan muertos dentro del área y que nadie va a despejar; o por esa religión azulgrana que dicta que los corners son un penalty a favor para el contrario. Piqué pasa de partidos excepcionales, como ante el Atlético en Liga o el propio City, a ser un central de medio pelo contra equipos de media tabla, y del mismo modo con Mascherano. La situación de Bartra es inadmisible, quedándose en la grada en encuentros propicios para ganar rodaje. Alba suele cumplir a pesar de que su espalda es un auténtico agujero, del mismo modo que Alves.

El juego posicional prácticamente ha desaparecido y ahora son los jugadores quienes corren tras el balón en vez de que el balón corra entre ellos. Se esperan pases al pie, hay muy pocos desmarques y no siempre encuentran una conexión en el pase largo. La fluidez del medio campo se ve mermada a poco que el rival tenga ganas de incomodar a Busquets o a Iniesta, obligando a Messi a bajar para ayudar y logrando con esto que la producción ofensiva de los culés se vea muy reducida, por mucho que esté Neymar (muy apagado en este 2014) y la temporada de Alexis, en comparación a las dos anteriores, sea de sobresaliente. Song demuestra no encajar en la mayor expresión de juego barcelonista de transiciones rápidas y juego sin balón, pues siempre da uno o dos toques de más que retrasan la creación de juego. Hay pocas ayudas para mejorar la salida limpia de balón y el pelotazo, otrora recurso de emergencia, se ha convertido en la primera opción en saques de portería y ante presiones altas.

Finalmente el ataque, que aunque nos ofrece a varios jugadores y una cantidad ingente de goles, no funciona con automatismos, sino con arreones de individualidad y algún que otro pase entre líneas. Si Messi encara suele hacerlo solo, de manera que no puede descargar a ninguna banda para distribuir mejor el peligro, y las carreras por banda suelen acabar en un centro a ninguna parte o, en el mejor de los casos, un balón que debe rematar un tipo de 1’69. Esta temporada parece haberse hecho especial hincapié en esta jugada, pero creo que es mera lógica que las opciones de gol se ven drásticamente reducidas con este recurso, puesto que carecemos de un 9 de verdad o, al menos, de algún tipo alto que juegue cerca del área. Además existen muchos problemas a la hora de correr hacia atrás para defender contras o pérdidas en tres cuartos, quizá esto más producto del físico que de la motivación, de modo que parece no entenderse el sistema de rotaciones establecido por el técnico de Rosario.

Bernabeu, próxima plaza grande. Será la mejor vara de medir, con el permiso del Bayern, para dilucidar si en la travesía por el desierto en la que ha devenido esta temporada nos hemos topado con un oasis o con un espejismo. La actitud lo dirá.


Primeramente me van a perdonar, pero mi tiempo se ve muy limitado ultimamente, y se que éste post era más apropiado la semana pasada, pero también les digo que uno no es muy partidario de hablar de partidos de selecciones salvo fracaso estrepitoso o asunto serio, llámese Eurocopa o Mundial. Pero vamos al meollo, un breve análisis acerca de los cuartos de la Champions League, uno a uno:

Bayern – Juventus: a mi juicio, el partido estrella de los cuartos de final, una guerra a campo abierto entre la potencia física de los muniqueses contra el buen juego combinativo de la Vecchia Signora. Pirlo será el comandante de una Juve que llega sin un ariete puro que desatasque partidos, a pesar de que Matri haya hecho una buena cantidad de goles durante esta temporada, pero Matri no es Mandzukic. El croata del Bayern iba a ser suplente de Mario Gómez, pero la lesión del germano ha propiciado que el balcánico sea el referente en ataque, con 22 goles esta temporada entre club y selección; y la dupla Javi Martínez-Schwensteigger aportará solidez en medio campo. Los problemas de Juve y Bayern llegan en la retaguardia, donde hay una excesiva fragilidad pero se alivia la sangría con dos de los mejores porteros del mundo bajo palos, Neuer y Buffon.

Málaga – Borussia: combatir fútbol con fútbol. Dos equipos revelación esta temporada que han sorprendido a toda Europa por practicar un estilo de juego muy vistoso y que se han llevado por delante a rivales de enjundia, como Milan, Oporto, Manchester City o Real Madrid entre otros. Será un encuentro de mucha pizarra, pero las genialidades de Isco, Joaquín, Götze o Reus pueden decantar la balanza a cualquier lado. Quizá el Borussia parte con la ventaja de tener uno de los mejores delanteros centro del mundo, a mi gusto, como es Lewandowski; y un central pretendido por media Europa como Hummels. Los alemanes son correosos y tienen mucha calidad, pero los de Pellegrini siempre han sacado adelante los encuentros que parecían más complicados. No en vano, el Oporto era el conjunto más en forma de los 16 de octavos, pero lo superaron con mucho coraje. Ambos están dejando la Liga de lado a cambio de un buen papel en la máxima competición continental.

Real Madrid – Galatasaray: el encuentro más desequilibrado de los cuartos de final, porque los turcos, no nos engañemos, están en cuartos porque les tocó el Schalke 04, también menor. A pesar de tener a Drogba, Altintop, Sneijder y Yilmaz, son un regalo en defensa, nada que hacer contra la solidez global de los de Mourinho, que tiene a CR7 enchufado al máximo y que bien vale cuatro veces una dupla Higuaín-Benzemá en el apartado goleador. Si encima Özil tiene la noche, el Galata no tiene nada que hacer. El ocho mil definitivo es que la eliminatoria sea a doble partido, por lo que me figuro que los otomanos saldrán a encerrarse en Madrid y aprovechar el tan cacareado “infierno turco” en la vuelta. Realmente, muy pocas opciones para el Galatasaray, pero en fútbol nunca se sabe.

Barcelona – PSGEl Barça viene hinchado de moral tras la tremenda remontada al Milan, viejo enemigo continental, y el equipo parece haber recuperado, por arte de magia, el juego de toque, la fuerza defensiva y el dominio de los partidos. El PSG, por su parte, cuenta con un casi infinito potencial ofensivo de la mano de Lavezzi, Pastore, Lucas Moura e Ibra, pendiente éste último del recurso de apelación. Los parisinos forman buenas jaulas a los peloteros rivales, como se pudo ver en el encuentro en Mestalla. Quizá de cara a puerta perdonan más de lo que deben, y fuera del Parque de los Príncipes son una auténtica máquina de matar, pero en condiciones normales debería pasar el Barça por tener un estilo ya consolidado y, efectivamente, a Leo Messi,  siendo el único escollo que con el que Tito, por fin, tendrá que lidiar será con el bloque defensivo, con más de la mitad de efectivos en la enfermería.

¿Hay ganas de Champions League? Muchísimas. Que llegue abril…


foton

Hacen ya dos días desde la eliminación copera del Córdoba a manos del Barça en un encuentro en el que los actores secundarios, como Thiago, Sergi Roberto, Song o Montoya brillaron con luz propia. Pero, de entre todos ellos, se erigía Villa ( con permiso del mayor de los Alcántara ).

El Guaje coronó todo su recital de pases, desmarques y esfuerzo físico con dos golazos, el primero de ellos un tanto que, de haberlo firmado Messi, se habría caído el Camp Nou. Croqueta mas sutil definición al palo corto. ‘Villa, Villa, Villa’ coreaba el estadio culé, a sabiendas de que el asturiano no está pasando por su momento más dulce por ser carne de banquillo, a pesar de la mística y la sensación de peligro que genera su sola presencia en el campo. El duelo dejó dos goles más de Alexis, que está en el punto de mira.

Es una buena noticia que el chileno marque, pero no deja de ser irritante que se complique más de lo necesario en recortes y bicicletas que no le llevan a nada, como si del propio Robinho se tratase. Todo esto volvió a reabrir el debate de quienes deben acompañar a Leo Messi en la zona ofensiva del Barça, y la verdad es que no lo tengo nada claro. Si por mí fuera, pondría al MVP que tantas alegrías dio en la 2010/2011. No en vano, Villa promedia un gol cada 99 minutos jugando menos, mientras que Alexis tarda bastante más. Pedro golea menos, pero su trabajo cuando toca ayudar a la defensa es impagable. Y de Messi no hace falta ni hablar.

Todo esto permitiría dos sociedades que se adivinan ilimitadas: Iniesta-Alba-Villa por el flanco izquierdo y Alves-Pedro-Xavi por el otro, siendo el crack argentino la unión entre estos dos maravillosos mundos. El único inconveniente se encuentra en donde colocar a Fàbregas. El de Arenys, que es santo de mi devoción, podría alternar con el mismo Guaje, retrasar su posición hasta el interior y permitir a Iniesta ser ese extremo de seda, o bien suplir a Xavi para, como apuntó Martí Perarnau en su día, ejercer la transición progresiva del Barça de Xavi al Barça de Cesc. Si a todo esto le añadimos a cracks de refresco como Tello, Montoya o el mismo Thiago, habrá Barça para rato. Eso, juego aparte, es lo maravilloso de este equipo: todos hacen de todo.


Llega el mercado invernal, y con él las especulaciones navideñas que acompañan a Papa Noel, los Reyes Magos y el pavo de Nochebuena. La realidad es que la delantera del Barça es una amalgama demasiado grande para tan poco gol.

Con Leo Messi fijo, el problema pasa porque tenga dos acompañantes que no solo ejerzan el trabajo “sucio” de atraer rivales, sino que además tengan la confianza suficiente como para encarar y tirar a puerta. Es el caso de Pedro y Alexis, magníficos en imantar rivales pero muy lejos de sus Everest particulares. Ambos son, con seguridad, los mejores sin balón en la faceta ofensiva, pero dejan mucho que desear con él.

Por otro lado, la convulsa situación que vive Villa. Con 31 años recién cumplidos, el Guaje no goza de oportunidades suficientes en favor de Alexis. Para más inri, cuando es titular, su rendimiento no es el más adecuado, todo lo contrario a cuando ha salido como revulsivo, anotando goles decisivos. Como comentaba, su edad puede ser su principal contratiempo, ya que todos son más jóvenes que él en su posición. A esto se suma el hecho de que Iniesta juegue como extremo si Cesc lo hace de interior, pero el manchego no tiene tanto gol como técnica o visión de juego, por lo que suele buscar linea de fondo para dar el pase atrás. 

A las presumibles llegadas de Neymar, Deulofeu y, por qué no, Rafinha, hay que añadir el retorno de Afellay y Cuenca, que tendrán que volver… o quizás ya no tengan sitio para entonces.

Y se preguntarán qué es de Tello. No me he olvidado, le reservaba un párrafo: Cristian Tello es, para mi, la mejor opción en banda para este Barça. Tiene ímpetu, ganas, una velocidad pasmosa y lo mas importante, gol. Es el que más aprieta la titularidad del chileno, incluso más que Villa. Si al chico se le deja crecer y competir con estrellas de talla mundial como son Alexis y el Guaje llegará muy alto, no le faltan cualidades y le sobra talento.

Hasta con 10 delanteros puros podría contar el conjunto culé el año que viene. Evidentemente no vendrán todos los que he comentado, pero fijos hay cuatro a día de hoy. El Barça debe saber quien tiene cabida y quien no. Personalmente, yo me quedaría con Messi, Pedro, Tello y Villa, además de las incorporaciones de Iniesta antes mencionadas. Veremos quien sale y quien entra…


Corría el año 2011, concretamente el mes de marzo, cuando Eric Abidal tuvo que ser operado de un tumor en el hígado, algo que impactó a todo el planeta futbolístico y ponía en seria duda su futuro deportivo y, lo realmente importante, hizo peligrar su vida. El Galgo de la Martinica, como se le conoce en Francia, salió adelante con una fuerza tremenda, llegando incluso a disputar unos minutos en la final de Champions. Una final que, partido aparte, dejó la inolvidable foto de Abidal levantando el cuarto entorchado europeo para el Barça.

La siguiente temporada transcurrió con normalidad para Abidal, que firmó partidos espectaculares a pesar de tan dura operación, hasta que en marzo, maldito marzo, la noticia era un deja vu del pasado año. Abidal recaía del tumor y necesitaba un trasplante de urgencia. La losa en el fútbol en general y en el Barça en particular se hizo aun más pesada. No se sabía que iba a pasar con Abi, pero Eric, todo fuerza, todo coraje y todo corazón, volvió a vencer. Esta vez incluso se dudó con mayor seriedad sobre su vuelta al terreno de juego, pero hoy se ha dado la fantástica noticia de que el titán francés ha recibido el consentimiento médico para volver a jugar.

Abidal, curtido a golpes y forjado en la cultura del esfuerzo, hizo de su lucha la nuestra. Y lo hizo porque es un tipo sencillo, humilde, sincero y que tiene muy claro de donde viene y donde ha querido llegar en cada momento, siendo feliz con lo que tiene. Es una de esas personas capaces de sobreponerse, con dignidad, a los desafíos del destino. No es el más técnico, pero es un profesional. No es un goleador, pero hizo la banda izquierda suya. No es el as del pase, pero es el muro en el que rebota cada acometida rival. Es ese tipo al que escogerías primero en una pachanga porque es entrañable.

Abidal. Eric Abidal. Escuchar su nombre hace que se olviden rivalidades, odios y demás cosas que están en segundo plano y aplaudamos y queramos a un tipo que ha superado en dos ocasiones golpes de ese Tyson que es la vida. Esto es lo que convierte a Abidal, más allá de en un gran jugador, en un hombre al que profesar un profundo respeto, admiración y cariño.

T’estimem, Abi. Gracias por ser una persona excepcional.


En el largo camino que es una Champions, desde la fase de grupos hasta la gran final, hay una serie de obstáculos donde el mejor no siempre los supera y es de sobra sabido que las eliminatorias a doble partido se encuentran muy influidas por un alto nivel de concentración y la menor cantidad de concesiones posibles. El más pequeño te puede dejar fuera si no tienes la cabeza enfocada en el partido. A continuación vamos a analizar algunos de los posibles rivales del Barça en octavos:

Milan: a pesar de que es un Milan venido a menos, este año lleva un balance bastante negativo en casa, con dos puntos de nueve posibles en la fase de grupos y con un juego que deja bastante que desear. Con El Sharaawy como principal ariete pero con bajas flagrante tales como Thiago Silva, Seedorf e Ibrahimovic, el equipo rossonero intentará repetir algún resultado de prestigio como el 1-0 cosechado contra la Juventus. Esté como esté, siempre es un tapado en la máxima competición continental.

 

Arsenal: todo un clásico de Europa, con un nuevo proyecto comandado por Santi Cazorla, lleva una temporada bastante mala, en la que ha olvidado aquel viejo tópico de que juega bien y no gana para no jugar a nada y seguir sin ganar. Segundo en un grupo bastante asequible, con un Podolski muy irregular y un Giroud al que aun le queda muy grande la Premier League, el conjunto de Arsène Wenger podría verse las caras de nuevo con el conjunto blaugrana, al que suele ponérselo bastante complicado en el Emirates, claro que también contaban con Van Persie y Fàbregas para mover a todo el equipo. Duelo bastante vistoso para mi gusto.

 

Shaktar: sangre caliente de Brasil en el frío ucraniano. El conjunto de Donetsk, muy ferreo en defensa pero con serias lagunas en un ataque principalmente encarrilado por Willian, pasa a octavos como un tapado, quizá no para una final, pero si parece dispuesto y capaz de dar alguna que otra sorpresa. Ir a Ucrania, sea cuando sea, significa luchar no solo contra 11 jugadores y todo el Dombass Arena, sino con el general Invierno. Creo que llegará a cuartos con relativa facilidad excepto si juega contra Bayern, Borussia o Barça.

 

A nivel personal me gustaría que tocara el Arsenal, y respecto a los otros dos contrincantes, Porto y Galatasaray, con todos los respetos, no creo que tengan un nivel lo suficientemente alto para intentar dañar a un Barça que juega de manera, hasta cierto punto, novedosa. Pero, como ya he dicho, hasta el más pequeño puede dar la campanada… ¿ A quién preferís vosotros ?


Adriano Correia desembarcó en Can Barça como una pieza de recambio en el flanco izquierdo de la zaga barcelonista para cubrir alguna posible baja de Abidal. Igualmente, se le fichó por su amplia polivalencia y, a día de hoy, es imprescindible para Tito Vilanova.

El brasileño tuvo grandes actuaciones en la era de Pep Guardiola, pero se vieron ensombrecidas por algún que otro error podríamos decir garrafal. Todos nos acordamos de su señora madre cuando un pase defectuoso suyo que cazó Bendtner y que, si no hubiera sido por aquel corte in extremis y arriesgado de Mascherano, probablemente habría desencadenado en una eliminación injusta del Barça por parte del Arsenal ( cero disparos, un gol del Arsenal. Mejor renta, imposible ). En la temporada 2011-2012 se vio lastrado por las lesiones constantemente, por lo que no pudimos ver la máquina del brasileño totalmente engrasada. Y para más inri, la temporada con Tito no empezó bien. Un error de entendimiento con Valdés costó un gol de Di María que, a la postre, le valió una Supercopa al Real Madrid. Pero respecto a esto último es estúpido crucificar a Adriano por un error puntual cuando hizo un gran partido y no solo él cometió errores, pues el propio Messi falló el 4-1 a bocajarro.

Adriano ha asumido con una profesionalidad absolutamente incuestionable los relativamente pocos minutos de lo que ha disfrutado desde que llegara a Barcelona, bien por su suplencia ayer con Abidal, hoy con Alba ( no olvidemos que éste último es fichaje tras una Eurocopa formidable ), bien por su físico de cristal. Pero se ha convertido en una pieza sin la que el actual Barça, que raro es el día que no tiene a alguien más en enfermería, no se podría sostener. No en vano, el brasileño ha jugado como central, como lateral zurdo y diestro, mediocentro, interior, carrilero, extremo y segunda punta, o lo que es lo mismo, ha jugado de absolutamente todo excepto de portero y de delantero centro. 

Su gol contra el Athletic de Bilbao fue una demostración de que Adriano ha entendido perfectamente en qué consiste el sistema ofensivo blaugrana: transiciones calmadas en el balcón del área para percutir con latigazos en forma de llegadas de segunda línea por parte de los velocistas del equipo. Igualmente, su compromiso con el club es admirable, nunca tiene una mala palabra para nadie y, como hemos apuntado, siempre acepta de buena gana las decisiones del míster. En cierto modo, podríamos decir que Adriano Correia es el Keita de éste Barça, la niñita de Tito. Y tener a un chico tan sumamente profesional en una plantilla llena de estrellas es una tarea harto difícil. Cada vez me alegro más de que el lateral llegase al Barça, y creo que buena parte de la afición culé le debe más de una disculpa a este jugador con cuerpo de vidrio y convicción de acero.