Posts etiquetados ‘Betis’


Imagen: Messi vs Betis

Si bien este Barça llegaba con una velocidad absolutamente impresionante al encuentro en el Benito Villamarín, el Betis parecía dispuesto a pararle los pies y a punto estuvo de dar la campanada.

Empezó el Barça dominando la posesión, como es habitual, hasta el punto de que en 10 minutos el Betis solo tocó un balón que acabó en ocasión medianamente clara. Con un Messi ejerciendo de todocampista, el Betis se replegó pero sin carácter, llegando incluso a ser silbado por su propio público cuando, tras media hora de avasallamiento blaugrana y una vacuna doble del astro argentino ( ¿ Torpedo quien ? ) en dos jugadas con Iniesta, el Betis se despertó, se quitó el pijama y se puso el uniforme militar. Entró Vadillo por Jose Carlos y, en el segundo balón que tocó, se sacó de la chistera una asistencia en la que Jordi Alba no tiró bien el fuera de juego para que Rubén Castro, que remató con la tranquilidad del que escucha la Marcha Turca de Mozart, pusiera los nervios en el cuerpo de los barcelonistas.

A partir de ahí, el partido fue una auténtica preciosidad, de esos que el año pasado el equipo de Pep no podía ganar. Un Betis que salió como acabó la primera parte: atacando. Logró tres tiros al palo y una parada milagrosa de Valdés evitó un empate que todo el beticismo ya cantaba. El Barça se apagó casi toda la segunda mitad en la faceta ofensiva y cometió algunos errores de bulto en la zaga que aprovechaban los de Pepe Mel para crear peligro apenas con esfuerzo. El Betis aumentaba el ritmo del partido y obligaban constantemente a los centrales a ofrecer un apoyo extra a los laterales, es más, me atrevería a decir que hubo momentos en los que Jordi Alba se veía superado por la situación, pero eso se veía compensado por un Piqué que parece haber recuperado el nivel que le llevó a ser de los mejores centrales del mundo.

Como conclusiones podemos extraer que este Betis es el mejor equipo al que se ha enfrentado este Barça, que Alexis cada día es mejor sin balón y más extraño con él, que hablar bien de Messi ya es gastar saliva inutilmente y que en las dos visitas a Sevilla los de Tito Vilanova se han llevado los seis puntos que el Real Madrid se dejó. Queda mucho campeonato, pero a ver si va a ser verdad que quien fue a Sevilla, perdió la Liga.

Anuncios

Casi a mitad de curso, uno se para a hacer balance y a vislumbrar cuales son los objetivos para lo que resta de campeonato. No sin sorpresa, este año miro la tabla y me llevo gratas impresiones que, de momento, rompen con la sota, caballo y rey de los últimos años. No quiero que el público se confunda y piense que me alegro de no ver a Sevilla, Valencia o Athletic arriba de la tabla, pero creo que es de recibo esperar algo nuevo de cuando en cuando. No en vano, quien me siga habitualmente por Twitter me habrá leído alguna vez que no haría ascos a una Liga colchonera ni a una Champions con destino Costa del Sol. Creo que Betis, Málaga, Valladolid y Levante merecen una mención en especial:

Betis: si ya el año pasado hizo un espléndido inicio de curso recién llegado de Segunda División, este año ha rizado el rizo y, casi a mitad de torneo, se encuentra a 4 puntos del Real Madrid y en puestos de Liga de Campeones. Con un juego muy vistoso, un Beñat imperial en el medio campo y el canario Rubén Castro como auténtico asesino del área, el equipo de Pepe Mel no tiene más que un reproche en todo el campeonato: la manita del Sevilla, pero creo que todo bético está de acuerdo con ese resultado a cambio de situarse en la posición de privilegio en la que se encuentra. Chapeau por éste Betis y por Mel.

Málaga: en Madrid se están tirando de los pelos por haber echado a Pellegrini, que con un equipo bastante peor que el que tenía en la capital, ha firmado uno de los debuts, y quiero remarcar DEBUT, más brillantes de la historia de la Champions, aun sin su estrella Cazorla. Primero de grupo frente al Milan, Anderlecht y el multimilonario Zenit ruso de Hulk. Casi nada al aparato. Para más mérito, el técnico chileno está puliendo a Isco, probablemente el mejor jugador joven de Europa, encontrando la segunda juventud de Joaquín y de Saviola, revalorizando a Eliseu y poniendo las balas en el cañón que Willy Caballero dispara contra las puertas de la selección albiceleste. Su juego es una auténtica delicia, aunque quizá la veteranía de la plantilla termine por pasarles factura cuando el fin de temporada se acerque.

Valladolid: con el Pucela si que me quito el sombrero. Acaba de llegar a Primera División y ha convertido el José Zorrilla en un auténtico fortín del que rara vez se puede salir con los tres puntos. Djukic es la máxima autoridad espiritual del club y el creador de ilusiones para la parroquia vallisoletana, con un equipo no estético, pero si trabajado hasta la extenuación, con nombres propios como Óscar, Marc Valiente y Rukavina. El club no ha tenido ingresos, pero la ilusión que se ha despertado en el conjunto del Pisuerga no tiene precio. Ojalá se metan en Europa, porque a buen seguro su papel va a ser notable.

Levante: el equipo de JIM, sin duda uno de los mejores entrenadores españoles que hay actualmente, está logrando el más difícil todavía: está compitiendo con una tremenda ferocidad en Copa, Liga y Europa League, sin desfallecer, sin caer en la comodidad de haber llegado a todo el año pasado y no querer mantenerse. Su objetivo en estos dos años era salvarse, y partido a partido, suma casi siempre y no se lo pone fácil a nadie en el Ciutat de Valencia. Igual que el Málaga pero en la segunda competición continental, ha pasado a los dieciseisavos en su debut con partidos sacados adelante con más casta que fútbol, pero con la ilusión de toda la grada espoleándole y con ese depredador llamado Martins haciéndole la vida más sencilla al levantinismo.

Me alegro muchísimo por estos equipos revelación que nos regalan cada fin de semana partidos de fútbol, entrega, ilusión e inconformismo. Quieren romper con todo, mirarles a la cara a los Barça, Madrid, Atleti, Valencia y, ya puestos, Milan, Hannover, Zenit o Twente. Y luego diremos que la Liga española no es la mejor del mundo…


Sonará ventajista, pero algo me decía que el Madrid no iba a salir victorioso del Benito Villamarín, porque si algo sabe hacer el Betis es no dejar que le pinten la cara dos veces seguidas, y menos cuando se viene el equipo blanco a Sevilla tras haber perdido el duelo con el vecino hispalense. Mal lugar y momento para que viajase el campeón de Liga.

Todo se resolvió con un gol de Beñat, seco y raso, ante el que Casillas, a pesar de su buena estirada, no pudo atajar. Tras el descanso, Mou señaló a Özil y lo retiró junto con Khedira para dar entrada a Modric y Kaká, formando una especie de 4-1-3-2 con Alonso como único pivote y CR acompañando a Benzemá en el doble 9. Inútil por completo.

Terminó el encuentro y Mourinho, como es costumbre, atizó a todo su equipo, no hizo el más mínimo análisis futbolístico del encuentro y, por supuesto, la autocrítica brilló por su ausencia. Hablaba Mou de que el calendario le perjudica. Quizá debería saber que el calendario del Barça, desde la semana pasada hasta que comience 2013 se compone de los encuentros contra Zaragoza, Spartak, Levante, Athletic, Benfica, Bétis, Atlético de Madrid y Valladolid. Viaje a Rusia, al C. de Valencia hoy, las visitas de Athletic y Benfica; y dos encuentros a todo o nada contra el verdugo madridista esta noche y los colchoneros; y un Valladolid muy trabajador de la mano de Djukic. No digo que el calendario blanco sea menos duro, pero el blaugrana es, casi seguro, de los más exigentes hasta fin de año. O incluso el Málaga, que viajó a Rusia y, acto seguido, le encasquetó un 4-0 al Valencia, nada menos. No he oído al señor Pellegrini quejarse.

Quizá el primer año de Mou si que tuvieran efecto sus declaraciones, en la que cabeza que se movía, cabeza que volaba. Los incendios que provoca el de Setúbal se han devaluado de tal manera que solo queman a la institución que él mismo parece haber fundado, mientras que al aficionado de cualquier otro club solo le puede provocar risa. Florentino debe de ser consciente de que, aunque el portugués no sea Bambi, debe de establecer un límite a la hora de hablar sobre según qué temas, pero esto no parece importarle demasiado al señor Pérez, pues no solo no le reprocha, sino que lo avala. Luego se extrañan porque no encuentran el origen de que la imagen del Real Madrid una vez traspasados los Pirineos es paupérrima. Y si ganan esta Champions, creo que tendrá la misma trascendencia en Europa que cuando Mou se hizo con el trofeo continental durante su periplo en Portugal y Milán.

Dije el otro día que basta de Mancinis, plural, porque técnicos como el transalpino hay muchos. Pero Mou es The Only One. Basta de Mou.


Imagen

Sevilla no solo tiene un color especial, sino que se encuentra impregnada de un intenso aroma a fútbol, aroma desprendido desde perfumerías de alto standing tales como el Benito Villamarín y el Sánchez Pizjuán. Y este último va a ser el centro del derby andaluz por excelencia. Pero no es un derby cualquiera, me van a disculpar los foráneos. Es el derby con más pasión en la grada, quizá solo superado por el Boca – River.

Y es que el encuentro entre béticos y sevillistas suele ser un punto de vital importancia en el devenir del campeonato liguero, puesto que el resultado va acompañado de una enorme inyección de moral para el vencedor y una losa complicada para el perdedor, por no hablar del agridulce sabor de boca que deja el empate. Lo que si es seguro es que el ambiente que se respira en la grada es de absoluta fiesta y de jolgorio, con la continua guasa hacia el que va perdiendo, pero normalmente desde el tono jocoso. Lo que hace que sienta un profundo respeto por estos equipos rivales es cómo sus aficiones se han hermanado cuando han venido tiempos oscuros, tales como los trágicos fallecimientos de Antonio Puerta y Miki Roqué.

Hablando estrictamente del partido, el equipo local llega justo en media tabla, tras un buen comienzo de temporada, derrota al Madrid incluida y apretando con fuerza el gaznate del Barça, en el que se ha ido diluyendo debido a la lesión de Trochowski, El alemán aporta mucha garra y llegadas desde segunda linea al conjunto de Nervión y, sin esos factores, los de Míchel se han visto muchas veces sin ideas claras en la fase ofensiva, a pesar de la dupla letal que son en la banda derecha Navas y Cicinho. Aun así, cuentan con Negredo que, con sus 7 goles en Liga, será el encargado de derriban la muralla verdiblanca.

Por el lado contrario, el Bétis, quinto en la clasificación y empatado a puntos con el Málaga, llega en una muy buena dinámica en el que el juego, a falta de ser brillante por momentos, se suple por la inmensa pegada que caracterizan a los equipos de Pepe Mel, con Beñat como auténtico mariscal de campo y capitán de la nave bética, y Rubén Castro como ariete y con una buena cantidad de recursos de cara y de espaldas a portería.

Y es que cuando se asoma un derby entre Betis y Sevilla, el resto de partidos pasan a ser secundarios para poder disfrutar totalmente de la fiesta del fútbol andaluz.