Posts etiquetados ‘Casillas’


titulo foto

La oranje holandesa, ya exprimida por la prensa patria de antemano en otro soberbio ejercicio de pedantería, fue un primer trago excesivamente amargo en el debut mundialista de la vigente campeona.

 

Cuatro años. Qué pronto se dice y qué agonizante es la espera cuando miras cada día la foto de tu rival, con mirada asesina y oliendo la sangre, deseando darle caza. Casi un lustro ha esperado el batallón del comandante Arjen para galopar sobre el primeramente miedoso, posteriormente decadente y, por último, moribundo combinado español, roto en la sala de máquinas, falto de engrase, presión y trabajo en la recuperación; errado tanto en la selección de pases como a la hora de definir y, siendo generoso, el más absoluto de los bochornos en defensa. Van Gaal, probablemente de los técnicos más infravalorados y poco respetados en España, se coronó combinando la juventud de la zaga (de Vrij se ha doctorado e incluso se ha permitido el lujo de batir a un Casillas que no recuerda noche tan negra desde, por lo menos, el 5-0 del Camp Nou), la experiencia del medio campo y la genialidad de la pareja Robben-Van Persie, incordio constante para un Piqué, del que nunca más se supo tras Sudáfrica, un Ramos exageradamente fuera de tono a pesar de su genial final de temporada y un Íker con fallos más propios de pachanga de domingo que de cita en Brasil.

No fue siquiera la novedosa inclusión de Diego Costa, penalty inexistente aparte, un incordio para los de Van Gaal, que controlaron en todo momento la alternativa del pase largo que ofrecía el hispanobrasileño como punta. De hecho, fueron Silva primero tras una fenomenal asistencia de Iniesta, y Torres mucho después los que llevaron el peligro de la Roja, mucho más Furia hoy que en los 6 años anteriores. No ayudó a controlar el partido la sustitución de Alonso por Pedro, pues como ya pasó en la clasificación contra Francia, Busquets tuvo que ejercer toda la contención frente al tremendo vendaval de tulipanes en la zona de tres cuartos, lo que se tradujo en que España pasó de ser el rival a batir a un mero juguete al que Holanda se planteaba si destrozar en mayor o menor medida, porque fueron cinco, pero no engañamos a nadie al decir que pudieron ser el doble si, a botepronto, recordamos el fallo inicial de Sneijder, el cañonazo al larguero de Van Persie o la parada a última hora de Casillas ya con el 1-5 en el marcador.

Quizá lo verdaderamente preocupante de cara al próximo rival fuerte que se avecina, Chile, no es tanto el resultado sino la sensación, tan lejana como opuesta de aquella derrota contra Suiza que tuvo más sabor a accidente que a la indolencia de esta noche. Solo una derrota de esta magnitud permitirá a España saber el nivel de convicción y de fe en sí mismos que tienen, y deberán hacer oídos sordos al aluvión de críticas, reproches y caras largas del que serán víctimas a pesar de haber escrito en letras de oro la etapa más brillante de su historia y habernos hecho testigos. Es cierto que no podemos vivir del pasado, pero también es cierto que el crédito aun no se les ha acabado, que la poderosa y física Chile de Alexis y Vidal es el clavo ardiendo al que aferrarse, la próxima estación del camino y que, con esta generación, soñar está permitido.

Anuncios

La alineación del Real Madrid del domingo podría haber permitido rotaciones en todos los puestos, pues seamos honestos: el Rayo Vallecano, en todo un Bernabéu, no parecía rival complicado para los merengues. Pero, a lo largo de la tarde, se filtró que no solo el guardameta titular iba a ser Diego López, sino que Adán iba a ser relegado a la grada en beneficio de Jesús Fernández, portero (muy de mi gusto, por cierto) del Real Madrid Castilla.

Esto podría parecer algo muy poco significativo si no tenemos en cuenta los antecedentes, pero el aficionado, aunque se esfuercen en decir que tiene poca memoria, no es tonto. Se tuvo que tragar con la suplencia de Iker Casillas porque, según palabras de Mourinho, el segundo portero de los blancos estaba en mucha mejor forma que el cancerbero campeón del mundo. Pero resulta que, tan solo dos meses después, el entrenador de Setúbal, vitoreado cuando pedía respeto para Adán, le pega dos patadas a la confianza del chico: la primera, en forma de contratación a Diego López y, la segunda, con el mencionado descarte en un partido totalmente intrascendente por la kilométrica distancia con el Barça. Me parece un ejercicio enorme de hipocresía por el hecho de minar la confianza y la moral de un chico que, si dispusiera de minutos sin presión, podría despuntar mucho.

Puedo comprender que Mourinho es un entrenador de plazos cortos, de comprar estrellas y de no fomentar la cantera, máxime cuando su némesis, el Barça, está en la mejor época de su historia, pero de ahí a la puñalada trapera de relegar a la grada a un muchacho que, sin comerlo ni beberlo, se ha visto en el ojo de un huracán en el que se peleaban Iker y Mou, me parece un auténtico esperpento a nivel profesional y una auténtica guarrada a nivel personal.

Por todo esto, Adán se marchará del club a final de temporada, como ya hicieron los Joselu o Carvajal, quizá cansados de la falta de oportunidades o de trifulcas innecesarias, y así se cerrará un nuevo capítulo de futbolistas que pudieron ser y no fueron. Una lástima.


Hay una tradición en España por la cual hoy, día de Reyes Magos, se suele tomar el roscón de Reyes, dentro del cual hay un haba, que se supone da mala suerte, y un rey, que es todo lo contrario. Pues bien, hoy Mou, para el partido en Anoeta contra la Real Sociedad, deberá escoger un trozo del dulce y ver si contiene haba (Adán) o rey (Iker).

Y es que viendo que es Iker quien tiene más posibilidades de ser hoy titular, podríamos tildar su suplencia en Málaga como una irresponsabilidad, un reto y una incoherencia por parte del entrenador portugués. Tuvo el valor de hacerlo alejado de allí donde Iker es el monumento que Mou niega, y que no se me entienda mal porque lo es en toda España, pero en el Bernabéu, más. La duda está en si el luso, tan valiente que sale a observar un juicio de mentira hacia su persona, cuarenta minutos antes de que empiece el partido en la que es su casa, sentará al capitán de la Roja allí donde es profeta o, si por el contrario, lo pondrá como titular demostrando la incongruencia que antes apuntaba.

Y es que parece que Mou aquel día, en La Rosaleda, se metió en un embrollo de unas magnitudes que le vienen gigantescas incluso a él, poniendo la guinda en el pastel de la disputa al decir que Casillas, el que sacó el pie contra Robben, el que paró penaltys contra Italia, Portugal, Paraguay y un sinfín de equipos más, el que ha levantado todos los títulos del mundo fútbol, no es un monumento. 

Quiero hacer un apunte respecto al estado de forma de Casillas, sobre el cual dicen que merece banquillo: ¿ dejaríamos a Messi, CR7, Iniesta, Xavi, Puyol, Ramos o Silva por firmar 5-6 partidos malos en media temporada ? Incluso Villa, en sus horas más bajas, genera una sensación de peligro mayor que Alexis. Mou, que ha debido de encontrar carbón esta mañana, se la está jugando con el roscón, y quién sabe si, al final, se le atragantarán haba y rey.


Imagen

Se está hablando mucho del Balón de Oro durante todo el año, pero tranquilos, no va a ser ese el centro de este artículo, puesto que mi opinión es que, si entiendes un mínimo de fútbol, seas del Madrid, el Barça, el Manchester o el Llagostera, sabes que Messi, hoy por hoy, es insuperable. Igualmente pienso que el protagonista de este artículo se merece este año dicho galardón, claro, pero, ¿ quién establece las pautas ? Es por eso que no quiero entrar al debate.

Desde que Mourinho llegó al Real Madrid no ha sido un secreto, sino mas bien lo contrario, que la entidad blanca se ha visto dividida tanto a nivel institucional como deportivo. Como dije en mi artículo anterior, Mou tenía estopa para todos, pero quiero saber qué piensa el madridismo de esto. Y como ejemplo máximo de madridismo, no hay otro como Casillas. Me gustaría saber que piensa Iker acerca de las declaraciones de Mourinho, cuando increpa hasta al empedrado; sobre Cristiano, si realmente se llevan tan bien como aparentan; o qué pasa por su cabeza cuando presencia un incendio en su club de toda la vida.

No me cabe la más minima duda de que Iker ama al Real Madrid tanto como Puyol al Barça, y que no sale a la palestra porque sabe que no va a ser beneficioso en absoluto para el club, pero imagino que debe estar cansado del doble rasero que impera en el vestuario; cansado de verse menospreciado. Él, que ha sido y es todo en el Real y en la Roja, se ha llegado a ver cuestionado porque no cumplía al pie de la letra con los guiones acerca de guerras arbitrales, villaratos, tongos de calendario y tropelías de lo mas kafkianas.

Me da muchísima lástima por Iker, puesto que se le ha colocado en el punto de mira, dijera lo que dijera, hiciera lo que hiciera. Que si no celebraba los goles, que si no votaba a Cristiano, que si no votaba a Messi, que si un día pidió sopa en vez de cocido, que si el cambio de la peseta al euro… Desde aquí quiero pedir al madridismo que se respete más a un icono viviente del club, que si que cree en lo que representa y que es totalmente honesto, y no voy a criminalizarle por salidas de tono en estos últimos años porque la tensión que ha creado el técnico portugués ya no se aguantaba más. Pido una reflexión interna a todo aquel de corazón merengue que sea razonable y piense seriamente qué va a quedar en el Real Madrid cuando Mou se vaya. Porque si, Mou se irá, pero Iker seguirá bajo el larguero del Bernabéu alentando a su equipo. Y seguramente no, pero habría que oir qué dice acerca del de Setúbal cuando este se vuelva a las Islas Británicas… Probablemente su despedida no sea tan calurosa como la que recibió en el Inter.