Posts etiquetados ‘España’


titulo foto

La oranje holandesa, ya exprimida por la prensa patria de antemano en otro soberbio ejercicio de pedantería, fue un primer trago excesivamente amargo en el debut mundialista de la vigente campeona.

 

Cuatro años. Qué pronto se dice y qué agonizante es la espera cuando miras cada día la foto de tu rival, con mirada asesina y oliendo la sangre, deseando darle caza. Casi un lustro ha esperado el batallón del comandante Arjen para galopar sobre el primeramente miedoso, posteriormente decadente y, por último, moribundo combinado español, roto en la sala de máquinas, falto de engrase, presión y trabajo en la recuperación; errado tanto en la selección de pases como a la hora de definir y, siendo generoso, el más absoluto de los bochornos en defensa. Van Gaal, probablemente de los técnicos más infravalorados y poco respetados en España, se coronó combinando la juventud de la zaga (de Vrij se ha doctorado e incluso se ha permitido el lujo de batir a un Casillas que no recuerda noche tan negra desde, por lo menos, el 5-0 del Camp Nou), la experiencia del medio campo y la genialidad de la pareja Robben-Van Persie, incordio constante para un Piqué, del que nunca más se supo tras Sudáfrica, un Ramos exageradamente fuera de tono a pesar de su genial final de temporada y un Íker con fallos más propios de pachanga de domingo que de cita en Brasil.

No fue siquiera la novedosa inclusión de Diego Costa, penalty inexistente aparte, un incordio para los de Van Gaal, que controlaron en todo momento la alternativa del pase largo que ofrecía el hispanobrasileño como punta. De hecho, fueron Silva primero tras una fenomenal asistencia de Iniesta, y Torres mucho después los que llevaron el peligro de la Roja, mucho más Furia hoy que en los 6 años anteriores. No ayudó a controlar el partido la sustitución de Alonso por Pedro, pues como ya pasó en la clasificación contra Francia, Busquets tuvo que ejercer toda la contención frente al tremendo vendaval de tulipanes en la zona de tres cuartos, lo que se tradujo en que España pasó de ser el rival a batir a un mero juguete al que Holanda se planteaba si destrozar en mayor o menor medida, porque fueron cinco, pero no engañamos a nadie al decir que pudieron ser el doble si, a botepronto, recordamos el fallo inicial de Sneijder, el cañonazo al larguero de Van Persie o la parada a última hora de Casillas ya con el 1-5 en el marcador.

Quizá lo verdaderamente preocupante de cara al próximo rival fuerte que se avecina, Chile, no es tanto el resultado sino la sensación, tan lejana como opuesta de aquella derrota contra Suiza que tuvo más sabor a accidente que a la indolencia de esta noche. Solo una derrota de esta magnitud permitirá a España saber el nivel de convicción y de fe en sí mismos que tienen, y deberán hacer oídos sordos al aluvión de críticas, reproches y caras largas del que serán víctimas a pesar de haber escrito en letras de oro la etapa más brillante de su historia y habernos hecho testigos. Es cierto que no podemos vivir del pasado, pero también es cierto que el crédito aun no se les ha acabado, que la poderosa y física Chile de Alexis y Vidal es el clavo ardiendo al que aferrarse, la próxima estación del camino y que, con esta generación, soñar está permitido.


La inesperada lesión de Xavi, a quien le deseo una pronta recuperación, va a poner a prueba la versatilidad del mediocampo blaugrana. Xavi se va haciendo mayor aunque haya firmado hace poco hasta 2016, y Tito, o en su defecto, Roura, ven como la lesión del egarense se acumula junto a sus constantes molestias en el tendón de Aquiles y el soleo, lo cual me hace preguntarme cómo se dispondría el Barça cuando Xavi falte.

A falta de la pausa y el fútbol control del señor Hernández, el club tiene opciones de muy distinto corte con las que suplirle. La que parece más lógica es la de Cesc, que ya ejercía como mediocentro creativo en el Arsenal pero que, a diferencia de Xavi, imprime más velocidad y verticalidad al juego a cambio de mascar mucho menos la jugada, lo que puede suponer demasiado vértigo en ataque pero también ser un desatasco para partidos con menos espacios. La opinión de un servidor es que es la opción más fiable.

Por otra parte, Iniesta, interior por excelencia, ya ha ocupado otras veces el puesto de Xavi en labores creativas de forma casi inmaculada, pero colocarlo exclusivamente en la sala de máquinas, simplemente, no saca lo mejor del Andrés pegado a la cal, donde su clarividencia, su inventiva y su capacidad de desborde se magnifican, además de poder formar un triángulo Cesc-Alba-Iniesta que permite adentrarse en el área con relativa facilidad. Ir al centro del campo le obliga a cargar con una responsabilidad extra a la hora de elegir el ritmo del juego o el pase más adecuado, pero siempre ha sabido solventarla.

Como opción menos plausible, Thiago. Este chico que, dicen, es un híbrido entre Xavi y Ronaldinho, siempre cumple a la hora de elaborar. No en vano, es la brújula de las selecciones inferiores y cuando el hispano-brasileño no está, la Rojita se resiente. Su desparpajo y vivacidad, así como su golpeo privilegiado de balón, son su aval, aunque quizá estas mismas virtudes, fruto de la inexperiencia, le hagan revolucionar demasiado el partido de turno, pero cuando el mayor de los Alcántara está feliz, el Barça se ve contagiado de la alegría de su juego eléctrico. Tiene llegada, desborde y, si está inspirado, te resuelve el partido en un pestañeo.

Sea como sea, el Barça y, por extensión, la Roja tienen el futuro asegurado con tan magníficos centrocampistas, pero cuánto vamos a echar de menos a Xavi cuando se vaya… mientras tanto, dejadle la batuta.

Villa y su mística.

Publicado: 15/11/2012 en Uncategorized
Etiquetas:, , ,

Imagen

Volvió Villa a la Roja tras un largo estancamiento desde que se quebrara la tibia en el Mundial de Clubes disputado en Japón a finales del año pasado. Y lo hizo como mejor sabe: goleando y como 9. Y con el regalo de ser capitán por primera vez. Del Bosque sabe que es su mejor estilete y que necesita de minutos para recobrar sensaciones.

Ya desde el comienzo del partido nos pudimos dar cuenta de que el Guaje andaba fresco de piernas y hambriento de minutos y goles. Participativo en muchas jugadas, preciso en el pase y volviendo locos a los panameños, David tomó las riendas ofensivas del combinado español con gran éxito, pudiendo culminar una maravillosa jugada personal de Iniesta ( ríete tú de Zizou… ) que mandó un pase sellado, firmado y con un beso para que Villa empalase en boca de gol.

Cuánto ha echado de menos el Barça y la Roja a 7 de España. Hablar de Villa es hablar de gol, de peligro, de velocidad y de técnica surtida, desde una asistencia de tacón a la folha seca con la que dejó boquiabierto al Santiago Bernabéu en la Supercopa del 2011. Contar con el asturiano es un auténtico lujo, porque siempre trabaja mucho y muy bien, e imprime un coraje al equipo que es propio de los grandes líderes. En el Barça, este año, ha estado aprovechando mejor que nadie sus minutos, dando puntos decisivos a los culés en partidos que, a poco del pitido final, estaban muy cuesta arriba. Si Villa está en el campo, contesta con hechos a los que se atreven a cuestionarle. Como si de ese boxeador ultraligero que pega con la cadencia del colibrí y la precisión del águila, genera estupor entre el público y un profundo miedo, basado en el respeto, al rival.

El asturiano, el máximo artillero de la historia de la mejor selección de todos los tiempos, dicen los números, ha vuelto y aun está llamado a ir, junto con sus compañeros de Selección, a la frontera final: Brasil 2014.