Posts etiquetados ‘NBA’


 

jeff Green

Jeff Green. Sabe que pudo haber fallecido en una cancha jugando al baloncesto, pero fue muy afortunado. Los médicos le diagnosticaron a tiempo una anomalía cardíaca, una aneurisma en la aorta. Se temía por su vida, pero fue operado con éxito el 9 de enero del pasado 2012. Y en menos de un año, ya vuelve a estar a un nivel espléndido en la mejor liga del mundo, algo que ni siquiera podía llegar a imaginar cuando salió del quirófano.

“Cuando me desperté de la operación, ni pensé en la NBA, solo quería salir del hospital como fuera e intentar ser normal de nuevo”

Ahora luce una aparatosa cicatriz en su pecho que le proporciona una motivación extra cada día, sabiendo que fue capaz de superar un obstáculo de tal calibre. Volvió tras el incidente con más confianza que antes y un nuevo objetivo, ser mejor jugador.

jefffff

“Lo enseño siempre que es posible porque es parte de mí, demuestra el carácter de mi nuevo yo, me encanta”

No estaba nada clara la continuidad de Green en el equipo de Massachusetts, ya que Boston era sólo una de las opciones que barajaba el agente del jugador. David Falk, su agente,declaró:

“Hemos elegido 3 ó 4 equipos de los cuales uno de ellos es Boston, pero he aprendido que en este negocio nada se puede dar por hecho”

Pronto se disiparon todas las dudas a pesar de las dificultades que propuso para Danny Ainge el contrato que sostiene el jugador, 36 millones de dólares por 4 años. Así comenzó de nuevo a jugar en la NBA de la mano de Boston Celtics esta misma temporada, apenas unos meses después de encontrarse entubado en una cama y sin movilidad.

Como cabía esperar, a principio de temporada, no estableció su mejor juego, algo, que conjugado con el también mal estado de forma de sus compañeros, situaban a los Celtics, fuera de Playoffs. Pero Doc Rivers, tenía en todo momento una confianza de plomo en este jugador, llegando a declarar que Jeff era el jugador sobre el que más confianza había que depositar, y que le iban a estar esperando mucho tiempo hasta que llegara a su nivel óptimo.

Fue en diciembre, cuando Green consiguió el objetivo que se había propuesto una primavera atrás. Elevar su nivel de juego hasta hacerse con un hueco en el quinteto titular de los verdes, al lado de los Pierce, Rondo o Garnett. Actualmente promedia 12.1 puntos por partido y 3.7 rebotes, una marca un poco ensombrecida por el comienzo de campaña. Además Green está encontrando también su tono defensivo, y es que es capaz de emparejarse en defensa contra las estrellas de la liga y con bastante buen resultado, LeBron y Anthony saben de lo que hablo.

 

El pico de este ascenso en el juego, se sitúa claramente en la derrota contra Miami, en la que el alero de los Celtics, situaría su ‘career-high’ en 43 puntos, además aportaría 7 rebotes y 4 tapones. Esta ha supuesto un punto de inflexión en su carrera, ya que a partir de este partido, nos ha acostumbrado a mucho más protagonismo en el juego, asumiendo tiros en los que hace gala de su cambio de rol en el equipo. Asimismo nos ha regalado algun ‘buzzer beater’, como el que conseguiría la victoria en el Quicken Loans Arena ante los ‘Cavs’, con una entrada a canasta digna de los grandes.

Además sus condiciones físicas son muy propensas a que nos regale jugadas  pertenecientes a ‘Highlights’, ya que ha desarrollado una capacidad para machacar el aro impensable antes de su vuelta a las canchas.

 Esperemos que el Green del que estamos siendo testigos estas últimas semanas no sea producto de algo esporádico, ya que podemos estar ante uno de los futuros grandes jugadores de la NBA. Y por tanto uno de los pilares para la reconstrucción de Boston, junto a Rajon Rondo, tras las futuras retiradas de Paul Pierce y Kevin Garnett.

 

Sígueme en Twitter: JorgeRubert

Anuncios

Un artículo de @JorgeRubert

Se las daban muy felices los Heat cuando llegaban al United Center de Chicago, pero no sabían que iban a estar a punto de quebrantar una oportunidad inmejorable para entrar en la historia. Los de Spoelstra no supieron hacer frente al quinto equipo del Este plagado de bajas, y dos de ellas de gran importancia, Noah y Rose. Considero la primera de mayor calibre, porque creo que el juego interior de los Bulls esa noche podía haber practicado una sangría contra un Bosh, solitario, y en horas bajas.
Este partido iba a romper lo que podría haber significado si hubieran salido victoriosos de los próximos cinco partidos, cosa improbable, porque uno de ellos se produciría en San Antoniola mayor racha de victorias consecutivas en la historia de la NBA, 33. Igualando así el récord de los Lakers de la década de los setenta, equipo de los Wilt Chamberlain, Pat Riley o Jerry West, algo que nos da un indicio del nivel que está presentando en esta campaña la franquicia de Miami.
El encuentro comenzó con una igualdad latente, sin ventajas abusivas por parte de ninguno de los dos conjuntos. En la primera mitad, LeBron mantuvo a flote a los suyos con una actuación de 18 puntos, que en la segunda ampliaría a 32, insuficientes para contener la tormenta roja. Una actuación similar sostuvo durante el partido el sudafricano Luol Deng, que acabó con 28 puntos.
Pero sin duda alguna, la estrella del partido se encontraría en la pintura por parte de los locales, Carlos Boozer consiguió un doble-doble de los que ya nos tiene acostumbrados esta temporada, algo que le sitúa en la parte alta de la clasificación de esta estadística en la presente temporada por detrás de David Lee (43). Nos deleitó con 21 puntos y 17 rebotes, además de un rebote ofensivo más canasta en un momento clave para situar como imposible la remontada de los ‘Beach Boys’. Esta actuación del ex-pívot de los Jazz, viene condicionada por la falta de juego interior de los Heat, y su juego con un solo hombre alto, motivo de sorpresa para muchos equipos de la liga. Sólo así se puede explicar que el equipo que menos rebotes captura, posea la mejor marca de la temporada.
Sin embargo, esto es algo que no pilló por sorpresa a Tom Thibodeau, sabedor de esto, mantuvo a un solo hombre jugando por dentro durante todo el partido, intercambiando la posición de ’5′ entre Boozer y Gibson. Algo de lo cual Scott Brooks debería tomar nota para un futurible enfrentamiento con Miami de nuevo en las Finales, ya que a su equipo le pasó factura la poca preparación de este aspecto del juego.
La actuación del ‘Big Three’ fue escasa, aunque entre los tres sumaron 71 de los 97 puntos del equipo, y es que ninguno de sus otros compañeros logró sobrepasar la decena de puntos. En el bando local, cabe destacar la actuación de Nate Robinson, con 14 puntos en apenas 20 minutos, dejándonos acciones calificables de eléctricas, a las que ya nos tiene muy acostumbrados. Además Jimmy Butler, dejando a un lado sus 17 puntos, nos regaló un mate  que estará presente en las ‘Highlights’ de la semana, y asimismo, parece consolidarse como el gran jugador que nos lleva demostrando estas últimas semanas.
 
La rabia de la derrota y el hecho de quedarse a las puertas de la historia, fue representada en una flagrante practicada por LeBron sobre Boozer, con el partido totalmente decidido. Pero a pesar de esta derrota, es innegable la trayectoria que nos está mostrando el equipo de Miami, y que si sigue en esta línea, completará, con reservas, el objetivo propuesto por ‘King James’ en su presentación con los Heat.

Camino hacia los Playoffs

Publicado: 06/03/2013 en NBA ( @JorgeRubert )
Etiquetas:,

nba

 

Un artículo de @JorgeRubert

 

Ahora mismo nos encontramos más allá del ecuador de la Regular Season de la NBA, momento en el que los equipos comienzan a fijar los objetivos de la temporada, según ha discurrido la competición previa al All-Star. No todas las metas propuestas a principio de temporada por los GM se han cumplido, así que después de reforzarse antes del cierre del mercado de traspasos, las franquicias están listas para hacer frente al tramo crítico del año.

Esta temporada, el límite de traspasos no ha sido un día en el que se cedan a grandes estrellas, sino más bien se ha producido un intercambio de complementos entre equipos, principalmente no punteros. Destacan los movimientos de Jordan Crawford desde Washington hacia Boston, de Ronnie Brewer de New York a OKC,al parecer para mejorar frente a un supuesto nuevo enfrentamiento frente a Miami en Playoffs y Redick, de Orlando a Milwaukee.

Analizando a grandes rasgos las temporadas de los equipos de cada conferencia, y su lucha por entrar en la post-temporada, hay algunos casos, que destacan sobre los demás. Los más importantes, las inesperadas luchas, siquiera por entrar en el Top 8 de sus respectivas conferencias de Celtics y Lakers, las dos franquicias más históricas de la liga, y que suman más anillos. Es más llamativo el caso de Lakers, ya que con la plantilla configurada en verano, se les suponía casi finalistas de la NBA, pero la humildad les ha golpeado con tanta fuerza que casi les va a dejar fuera, aunque ahora mismo tienen grandes posibilidades por el bajón de forma de Houston y Utah. Los Celtics, como todos los años, comenzaron mal la temporada, pero han ido remontando y parece ya que dispondrán de una séptima u octava plaza que deberán pelear con Milwaukee, ya que los Sixers marcan la novena, con una pésima marca. Su lucha se encuentra en no cruzarse con Miami en primera ronda.

Comenzando con el Este, casi sin empezar la temporada se podía predecir los puestos que ahora ocupan los equipos para poder disputar Playoffs, aunque quizás se esperase una mejor actuación de Brooklyn que actualmente están quintos debido al subidón sufrido con el cambio de entrenador. Miami lidera la clasificación con la mejor racha de la franquicia, quince partidos seguidos ganados, y parece que no peligra su puesto, perseguido por Indiana, un equipo joven con mucho talento, pero que el año pasado se demostró que parecen no estar listos para la presión en la eliminatoria con los ‘Heat’. Les siguen New York, Chicago, Brooklyn, Atlanta, Boston y Milwaukee.

En el Oeste, ha habido numerosas sorpresas. Empezando por el liderato, ya que nadie esperaba que estuviera San Antonio, a pesar de su gran equipo, Popovich ha vuelta a hacer de las suyas, dejando fuera del primer puesto a OKC, ambos con marcas extraordinarias. Los Clippers sobreviven en el tercer puesto gracias a la racha de diecisiete victorias que consiguieron hace unos meses, a pesar de haber perdido contra los grandes equipos. Además tenemos a Memphis, Denver y Golden State, que nadie esperaba que estuvieran cuarto, quinto y sexto respectivamente, esto hace demostrar que en la NBA no se gana con el nombre, si no con el trabajo, ya que Dallas y Lakers, se encuentran actualmente fuera de Playoffs, algo inédito, a pesar de la lesión de Nowitzki, y las múltiples sufridas por los Lakers, dejando fuera a Gasol, Howard, Hill y Nash en varios partidos.

Viendo las marcas de ambas conferencias, está claro que el Oeste está dotado de mayor competitividad, algo de lo que Miami se beneficia para situarse tan fácilmente en la primera plaza, pero lo importante es que parece que este año, aún con menos nombres que los anteriores, vamos a disfrutar de unos grandes Playoffs.

All-star Weekend

Publicado: 21/02/2013 en Opinion y reflexión
Etiquetas:, ,

Un artículo de @JorgeRubert

Este fin de semana ha tenido lugar el All-star de Houston, dejándonos en su finalización un gran sabor de boca, algo de lo que carecieron los anteriores. Todo ello comenzó con el Celebrity Game, en el cual las estrellas mediáticas de todo el mundo llamadas por la NBA se prestaron a jugar un partido, en el cual, lo único que podemos destacar, es un mate a dos manos  al contraataque de Usain Bolt.

Y es que los platos fuertes del fin de semana comenzarían el viernes, con el Rising Stars Challenge, la apertura seria del Fin de Semana de las Estrellas. En el cual podemos destacar la presencia de Ricky Rubio, que nos volvió a deleitar con su talento insaciable, realizando jugadas de un calibre notabilísimo.

No fue el español el único destacado del partido de Rookies y Sophomores, los cuales jugaron mezclados de nuevo, si no que también brillaron Kyrie Irving con 32 puntos, y el que fuera nombrado MVP del partido, Kenneth Faried, que con 40 puntos superó su marca de anotación en un partido en toda su carrera. Así se impuso el Team Chuck al Team Shaq, por 163-135.

La madrugada del sábado pudimos disfrutar de unos concursos de gran nivel, comenzando con el Shooting Stars, en el cual el Team Bosh superó al Team Westbrook, en una final, de la cual quedaron eliminados, por el Este el Team López y por el Oeste, el Team Harden a priori, favorito por la presencia de Sam Cassell y Tina Thompson, la máxima anotadora de la historia de la WNBA.

Pero los platos fuertes comenzarían un poco más tarde, primero con el concurso de habilidades, en el cual participaron, por el Oeste, Lillard, Parker y Lin, y por el Este, Holiday, Teague y Brandon Knight. En la primera ronda, quedaron retratados tanto Teague, como Parker, con tiempos cercanos a los 50 segundos, lo cual fue sanado por sus compañeros, con el afán de disputar la final, a la cual llegaría Holiday y Lillard. En ella el base de los Sixers se atascó en el tiro de media distancia, que permitió al de los Blazers, colocarse campeón con un tiempo de 28.8 segundos.

El concurso de triples se antojaba menos reñido de lo que concurrió, pero con un campeón inesperado, un Kyrie Irving que superó a tiradores de años de experiencia, como Novak y Bonner y talentos puros y duros, como Curry o Anderson. Paul George fue un cero a la izquierda en este concurso y sin ninguna posibilidad desde el primer carro, algo a lo que parece que se sumó Stephen Curry, muy por debajo de su nivel habitual. Sorprendieron al llegar a la final tanto Matt Bonner como el propio Irving, que disputaría una fase final digna de elogio, anotando 23 puntos y llevándose el concurso.

Entrada la noche, disfrutamos de un concurso de mates, que nos borró el decepcionante concurso del año pasado. Empezó con un Gerald Green de diez, al cual White le respondió con una mate prodigioso, al igual que Ross. Cuando le tocó el turno a la Conferencia Oeste, esta dececpcionó un poco, excepto Jeremy Evans, que se resarció de un concurso bastante malo aunque lo ganara el año pasado. Ya en la segunda ronda, como se preveía, Faried y Bledsoe hicieron mates estratosféricos, pero Green y White no pudieron completar su mate con éxito, por lo que Terrence Ross pasó a la final con un Evans que tuvo que coger la calculadora para superar a ‘Mini-LeBron’ y ‘The Mannimal’.

Ya en la final, ambos realizaron mates muy vistosos, Evans nos dejó un mate muy curioso, saltando por encima de un cuadro que el mismo había pintado, y luego firmándolo, pero Ross se llevó el premio, ya que ambos mates fueron en el primer intento, uno de ellos por encima de un chaval de la grada. El de los Raptors venció con un 58% de los votos.

La madrugada del domigo nos dejó la típica noche All-star, donde no existe la defensa, la pista se convierte en un correcalles y los jugadores sonríen sin parar. Al final se impuso el Oeste en un partido en el que CP3 llevó la manija, 20 puntos y 15 asistencias, la cruz , fue el partido de Chris Bosh, con tres air-balls en la primera parte, además de recibir dos caños, uno del propio Paul y otro de Parker, al que agredió ante la impotencia. En este partido vimos a Durant tirándose hasta las zapatillas y ya es el único jugador que en sus primeros 4 All-star ha conseguido más de 100 puntos. Además se vio a un Kobe motivadísimo, poniendo dos tapones a ‘LBJ’ los cuales hicieron romper a la marca al de Miami de más All-star consecutivos anotando más de 20 puntos, hasta este llevaba 7. Garnett jugó solo 6 minutos, el entrenador era Spoelstra, ¿casualidad? no lo creo…

A mi juzgar, este ha sido un gran fin de semana, lleno de todo lo que tiene que haber en un espectáculo también montado como la NBA, pero para volver a repetir, toca esperar al año que viene. De momento hay tela que cortar con el cierre del mercado de traspasos. ¡Va a haber movimiento!


NBA: Dallas Mavericks at San Antonio Spurs

Un artículo de @JorgeRubert.

“Que Dirk esté tranquilo, no le vamos a traspasar” Estas son las palabras a las que Mark Cuban, propietario del equipo, estuvo obligado a recurrir ante los rumores de traspaso que rodeaban a la estrella alemana ante el desastroso inicio de campaña que realizaron los ‘Mavs’, y que de momento les condena prácticamente a estar fuera de Playoffs esta temporada. Factor determinante ha sido para ello la rodilla del alemán, que le ha tenido buena parte de la temporada alejado de las canchas. Por ello voy a analizar detenidamente el inicio de Dallas.

Para empezar, es necesario resaltar el gran trabajo en los despachos de ‘Don’ Nelson, capaz de traspasar a dos veteranos y estrellas en el equipo como Kidd y Terry, y seguir manteniendo una plantilla, sin duda perfectamente competitiva para entrar en la post-temporada. La marcha de dos pesos pesados del vestuario ha dejado libre una gran cantidad de dinero disponible para los de Texas, con el objetivo de fichar a jugadores capaces de suplir estas bajas.

En primer lugar, la llegada más significativa es la de Chris Kaman, destinado a cubrir el hueco dejado por Chandler en 2011 por su marcha a Knicks, y que el año pasado les privó de una temporada digna para la historia reciente de Dallas. El deseo de los Clippers por deshacerse de él debido al ‘overbooking’ en la zona de los angelinos, llevó a una fácil negociación, primero con los Hornets por la adquisición de Paul y más tarde con los Mavericks, que enviaron a Lamar Odom y recibieron al pívot alemán. Como segundo refuerzo de la zona, llegó Elton Brand, procedente de Philadelphia, cuya salida se aceleró debido a la llegada de Bynum. Ambos a principios de campaña tuvieron un papel importante comenzando como titulares, pero sus minutos se fueron reduciendo a medida que se producía la recuperación de Nowitzki.

Como tapados, llegaron también, un desconocido Collison, que ha terminado de explotar en el equipo de Carlisle, disputando la mayoría de partidos, con un gran número de minutos a sus espaldas, y OJ Mayo. Caso especial el de este último, podríamos decir desterrado de la ciudad de Memphis, debido a su pésimo rendimiento muy por debajo de sus posibilidades, llegando a ser una auténtica ‘escopeta de feria’. Pero que en Dallas ha encontrado la confianza que le parecía faltar en su antigua ciudad, esto le ha elevado a la categoría de estrella, capaz de decidir partidos con tiros inverosímiles. Actualmente, buenos porcentajes y liderazgo remarcado.

A estos refuerzos, debemos unir el paso adelante que parece haber dado Shawn Marion, sobre todo en ataque, la llegada de la segunda juventud de ‘Vinsanity’ y la completa recuperación de la rodilla de Dirk, que disputa ya partidos al máximo nivel. Así queda configurada una plantilla que no tiene nada que envidiar a la de los primeros puestos de Playoffs, pero cuya culminación puede haber llegado demasiado tarde para esta temporada, algo nada agradable para unos aficionados, que apenas dos años vieron a su equipo levantando el campeonato ante Miami Heat.

Pájara Heat

Publicado: 03/02/2013 en NBA ( @JorgeRubert )
Etiquetas:, ,

Miami

Un artículo de @JorgeRubert

Analizando en rasgos generales la temporada que están realizando los de Erik Spoelstra, aunque solo llevamos poco más de la mitad, se puede apreciar que este equipo no se encuentra al nivel que se le pide al vigente campeón, capaz de endosarles un 4-1 a Durant y compañía. También es verdad que debido a que juegan en el Este, no es necesario que se empleen al 100% en la Regular Season, ya que van primeroscon una marca de 29-14y aunque los Knicks les pisan los talones, no tienen la regularidad para alcanzarles ni en marca, ni en nivel de juego.

Pero se encuentran inmersos en una, para mi gusto crisis de juego, que les ha llevado a salir derrotados de partidos supuestamente fáciles, unos heridos Celtics, Pacers, Jazz, o los mismos Kings, equipos, salvo el de Indiana que se encuentran en una dura pelea por entrar siquiera en los Playoffs. Algo insólito, ya que aunque los Heat disfrutan de unas numerosas varientes en el juego, no consiguen encontrar la forma de aprovechar esa larga plantilla de la que disfrutan, dejando de lado el talento individual.

Además este año se han reforzado con mucha astucia, haciendo valer el querer de los jugadores de formar parte de la plantilla para poder hacerse con el anillo, así mismo llegaron Allen y Lewis, dejando en un plano bastante secundario a Battier y Millerjugadores básicos para conseguir el anillo el año pasado, y que este año prácticamente, sobre todo Miller, no cuentan en la rotación.

Las únicas pegas que se le pueden poner a este equipo es la falta de rebote, algo que acusan debido a su carencia de juego por dentro, que prácticamente les es innecesario para ganar, y la escasez de competitividad en la posición de base, ya que Chalmers no es un jugador del nivel de un equipo campeón, aunque el afirma: “Soy uno de los diez mejores bases de la NBA”. En estas declaraciones ha adquirido un poco de razón , ya que el año pasado se situaba en el Top 5, una locura para cualquier aficionado al basket.

Pero a pesar de la plantilla de gran talento de la que disponen, también es notable resaltar la incompetitividad que están demostrando en este inicio de temporada, tanto Wade, muy lejos del nivel demostrado en aquel equipo junto a Shaq, y de Bosh, fallón en el tiro, y parece que desaparecido, algo que no le ha impedido estar una vez más en la elección del All-Star. Esto es contrarrestado por el nivel mostrado por ‘LBJ’, cerca de conseguir su cuarto MVPsituando sus estadísticas personales a 2 rebotes y 3 asistencias del triple-doble. Algo que conseguiría de calle si no fuera contemporáneo de un tal ‘KD’.

A pesar de todos estos aspectos negativos demostrados por los Heat en este inicio de año, siguen como pirmeros en la Conferencia Este y a quien le cabe duda de que van a ser el representante de esta en las Finales de la NBA.

Escalada verde.

Publicado: 12/01/2013 en NBA ( @JorgeRubert )
Etiquetas:, ,

celtics-2013

Un artículo de @JorgeRubert

Como todas las temporadas, siempre en los últimos año, se produce una clara evolución en el juego de los Celtics. Suelen comenzar, debido a la falta de rodaje, o tal vez sea el estilo que Doc Rivers impone a la plantilla, con una serie de partidos en los cuales se produce un mal juego por parte de los verdes, ya sea ganando o perdiendo. Pero esta temporada este inicio se ha intensificado, llegando a promediarse uno de los peores principios de temporada que se recuerda de la franquicia más histórica de la liga, dejando actualmente a Boston con un 18-17.

El arranque en sí no fue excesivamente malo, a pesar del duro calendario, se ganaron partidos importantes, contra los Thunder, Bucks, Bulls, Nets, etc. Pero más tarde se produjo la debacle en cuanto a juego de los Celtics, encadenando una racha en diciembre, en la cual ganaron únicamente 5 de 14 partidos, creando especulaciones en las que prácticamente se eliminaba a Boston de Playoffs si se continuaba en esa línea, en gran parte también por el mayúsculo inicio de temporada de los Sixers, situando a los de Doc, en el noveno puesto del Este.

Todo esto se estaba produciendo a pesar de una de las mejores temporadas como Celtic de Kevin Garnett, un gran inicio de Rondo–a punto de alcanzar el récord de Magic de más partidos consecutivos repartiendo 10 o más asistencias, dejándolo en 37, empatado con Stockton–y un comienzo irregular de Pierce, salvando en una gran número de partidos a los verdes de un arranque paupérrimo. Jason Terry aún no ha encontrado su nivel, está ausente y falto de confianza, fallón, pero recordando al ‘Jet’ del anillo en Dallas en cuanto a motivación y la pasión que pone en la cancha, algo que puede ser fundamental en un futuro.

Pero el auge de resultados–que durante temporadas anteriores se puede situar en torno al mes de febrero, coincidiendo con el final del All-Star Game y el comienzo de la segunda parte de la liga–este año se ha colocado mucho antes del inicio siquiera del año nuevo, encadenando cuatro partidos consecutivos con victoria, a la espera de cuatro de los próximos seis partidos, contra rivales en teoría asequibles para el equipo, NOLA, Bobcats, Cavs y Pistons. Y pudiendo así dejar atrás a Philadelphia en la batalla por el octavo puesto, y acercarse a Milwaukee, Brooklyn y Chicago, afectados por la lesión de Rose, pero manteniéndose en buenas posiciones.

Analizando esta mejora del juego se puede observar, que procede principalmente de la defensa, y que permite a los Celtics ganar los partidos cerca de los 80 puntos, algo insólito para otros equipos de la liga. Esto está en gran parte originado por la vuelta de Avery Bradley, que ha tardado un sólo partido en volver a ser el del año pasado, capaz de relegar al banco al mejor tirador de la historia de la NBA. Acompañando a esto de unos recientes recitales ofensivos de Pierce, Boston se encuentra actualmente a gran nivel. Todo esto con la esporádica aportación de una segunda unidad, falta del desparpajo necesario en un grupo de jugadores jóvenes, Lee, Green y Sullinger deben dar ese paso adelante que requieren los de Massachussets.

Parece que si se continúa así, el inicio de esta temporada puede quedar en una mera anécdota, no tachando así otra buena temporada que aún pueden cuajar los Celtics. De momento, parece que se despeja el cielo de la costa verde.